En Coyhaique se prepara la gimnasta rítmica nacional que podría lucirse en el Sudamericano de Lima

Como ya es común, los deportistas de alto rendimiento no se hacen ningún problema en realizar su preparación lejos de casa; lo hacen porque también saben que las competencias internacionales son la ruta que deben seguir para progresar en el cada vez más competitivo mundo deportivo.
Y bien lo sabe Renata Sepúlveda, una niña que a sus 14 años dejó la capital por un par de semanas para instalarse en Coyhaique, donde se encuentra viviendo su entrenadora Natalia Sáez, quien es la directora técnica del Club de Gimnasia Rítmica Alcázar de Las Condes, función que una vez al mes la hace ir a Santiago.
“Dado que yo estoy radicada acá, y como Renata clasificó como seleccionada nacional para el Sudamericano, y a mediano plazo a mí me interesa meter la gimnasia rítmica a nivel competitivo en Coyhaique, lo más idóneo para todos era que Renata viniera a entrenar acá”, explica Natalia Sáez.
La entrenadora cuenta que el IND de Coyhaique les ha brindado todas las facilidades necesarias para la preparación de su pupila, desde las instalaciones del CER (Centro de Entrenamiento Regional) hasta el horario, que les permite ocupar el lugar durante todo el día.
Aunque Renata Sepúlveda (alumna de octavo básico del Colegio Alcázar de Las Condes) ha escuchado hablar de Nadia Comaneci, aquella niña rumana que deslumbró al mundo en los Juegos Olímpicos de Montreal (1976), al conquistar el 10 perfecto en gimnasia artística, su modelo a seguir es la gimnasta rítmica Aleksandra Soldotova, ganadora de dos medallas de oro en el Mundial de 2014.
Lo de Renata es la gimnasia rítmica, no la artística. Y en esa disciplina –donde consiguió clasificar como la primera seleccionada en la categoría AC4– va a competir en el Campeonato Sudamericano que se realizará en Lima, entre el 21 y el 28 de octubre. Además, desde 2018 es vicecampeona nacional de la categoría formativa, campeona nacional en el implemento cuerda, y campeona nacional en conjunto. “Ella aún es una gimnasta pequeña, pero en muy poco tiempo ha obtenido grandes logros para su edad”, asegura su entrenadora.
La gimnasia rítmica –comenta la entrenadora de Renata– es una disciplina muy individual, donde el factor psicológico es clave; es un trabajo de mucha motivación para evitar que los deportistas se agobien. “Yo como entrenadora, lo que más les cuido a mis alumnos es la parte psicológica… cuando uno de ellos pasa a ser seleccionado nacional, es porque ellos muestran capacidades que los hacen sobresalir de la normalidad; son niños prodigio”, como Renata, quien con sus escasos 40 kilos de peso se plantea como desafío derrotar la fuerza de gravedad.

“Lo que más les cuido a mis alumnos es la parte psicológica… cuando uno de ellos pasa a ser seleccionado nacional, es porque ellos muestran capacidades que los hacen sobresalir de la normalidad; son niños prodigio”, asegura Natalia Sáez, entrenadora de gimnasia rítmica.

loading...

Related posts