Contaminación de nuestra capital

Coyhaique pasa por difíciles momentos respecto de la contaminación ambiental que reina en esta comuna considerada como reserva de vida, pero que con la contaminación atmosférica y los microbasurales, esta frase se ha convertido en solo eso. Hace unos días vimos como a través de una denuncia ciudadana, nos podíamos enterar de que una empresa lanzó basura cerca al río en el sector Escuela Agrícola, práctica que podría haber pasado desapercibida, pero que afortunadamente fue reprochada por la misma comunidad, exigiendo a la empresa y autoridades tomar cartas en el asunto. Ciertamente, surge el planteamiento de que se debe poner mano dura en las consecuencias para poder atacar la generación de microbasurales, los que cada cierto tiempo, propician personas sin tomar consciencia del grave daño al medio ambiente, esto por no ir al vertedero municipal. Otro problema de contaminación es el que vivimos de forma constante y por varios meses por la combustión de leña, la que afecta y mantiene preocupada a la comunidad pues las señales de impacto negativo en la salud, son claras, sin embargo, el camino hacia una solución aún no se ha trazado. Es lamentable que una ciudad como Coyhaique pase por estas dos situaciones, donde si bien es cierto parte de la comunidad ha tomado consciencia del grave daño al medio ambiente y la salud de las personas, hay quienes se resisten a tomar acciones positivas y siguen delegando responsabilidades a autoridades, siendo que no les compete por ejemplo estar vigilando para evitar que se bote basura en los espacios comunes. Sin embargo, es cierto que cuando el problema es demasiado grave como el de la contaminación atmosférica, sí se deben generar políticas públicas y sobre estas, fiscalizar para su cumplimiento… ¿Qué le espera a Coyhaique? gran parte de esta respuesta está en manos de la comunidad.

Related posts