La enemiga de todos

A lo largo de su historia, Coyhaique tuvo procesos y fue tomando forma como ciudad para luego  convertirse en capital de la región de Aysén. Con ello llegó poco a poco el crecimiento de población, viviendas y así también el comercio y la instalación de servicios que componen básicamente el centro de la ciudad, la que se ha extendido hasta el sector alto y a los costados para quienes viven en el campo. Cuando los hijos y nietos de quienes llegaron primero, pensaban que las cosas se mantendrían con la pureza de la vida en el campo, se equivocaron, pues la situación se ha tornado diferente y complicada, al extremo de lograr ser la ciudad más contaminada de América sin necesidad de tener característica de urbe saturada. Lo que nos ocurre aquí en Coyhaique, es que vivimos todos los días con nuestra enemiga silenciosa y lo peor de todo es que no nos queremos despedir de ella.

Por costumbre, por cultura y por muchas otras razones, la leña siempre será la favorita para dar calor a los hogares y eso escuchamos continuamente cuando un adulto mayor nos dice “no cambio la leña por parafina o pellet, el calor es distinto”, y quizás tenga razón, pero el precio que ahora nos dificulta cubrir, se lo está cobrando con mayor celeridad nuestra salud, la que sin darnos cuenta se va deteriorando poco a poco, y en eso, solo hace falta observar cómo las nuevas generaciones ya desarrollan desde la gestación, problemas respiratorios, los que se agravan con la presencia de virus como por ejemplo, el sincicial.

Mucho se ha dicho ¿y qué se debe hacer al respecto?, pero también muchas son las sugerencias y ninguna se activa para apoyar como comunidad en la causa; lo que nos cuesta caro no solo económicamente hablando, sino también con un sentido de abandonar una costumbre de cada hogar patagón. Si ya sabemos que el camino será largo hasta el poder respirar aire limpio en invierno, debemos tener en claro que la educación siempre será una herramienta importante en todo este proceso. Basta con ver cómo nos afectan por estos días las temperaturas bajas que recién se asoman por este casi invierno… ¿podremos seguir esperando?, como comunidad también tenemos la responsabilidad de hacer algo.

loading...

Related posts