UNA ESPECIE DE QUINTO AÑO MEDIO

ORLANDO BAESLER HEGER

Un profesor universitario, sin revelar su nombre ni lugar de trabajo envió un comunicado escrito a un medio de comunicación en el cual señalaba su desencanto por el progresivo relajamiento de las exigencias académicas que se podían actualmente solicitar a alumnos que en un futuro cercano deberán enfrentarse a desafíos técnicos artísticos y científicos del cual dependerá, sin lugar a dudas, el destino del país.

No había que ser adivino para entender entre líneas que se trataba de un académico de la Universidad de Chile que ejercía la docencia en algún área de  la ingeniería y que manifestaba abiertamente que en el futuro las pruebas y exigencias a las cuales sometería a sus alumnos serían las mínimas, sin complejidades y destinadas a que todos lograran aprobar sus exámenes a fin  de no hacerse mayores problemas con las demandas de una mejor “calidad de vida” y una “excesiva carga académica” ,planteadas últimamente por alumnos que al menos en la asignatura impartida por el docente en cuestión se enfrentarán a pruebas y exámenes a prueba de tontos y de flojos.

Con el fracaso de las ideologías socialistas y la prueba de su ineficiencia en todos los países en que lamentablemente tuvieron acceso al poder, se generó un vacío doctrinario que dejó a la deriva, a la manera de restos históricos, algunas consignas y frases sueltas que son utilizadas en muchas manifestaciones más bien por inercia que por contenido ya que la gran mayoría no corresponden a problemas reales que pudieran afectar a una sociedad que ha crecido y se ha desarrollado superando hace mucho tiempo los eternos postulados marxistas que hoy yacen olvidados hasta en los archivos del Kremlin

Desafortunadamente ,todavía hay quienes fomentan una cultura de la mediocridad y de la flojera y muchos de estos promotores de la inactividad se encuentran instalados en el Congreso por lo cual no me extrañaría que las leyes pudieran seguir relajando la actividad académica y quizás con el tiempo algún progresista proponga que cuatro o cinco años es estresante para los pobres alumnos que desean un título universitario y que lo ideal sería que después de su educación media cada alumno tuviera una capacitación de acuerdo al título profesional que eligiera y que sin  importar capacidades todo alumno accediera rápidamente a una profesión al aprobar algunos seminarios y asistir a cómodas y relajadas charlas …Algo así como una especie de Quinto Año Medio.

loading...

Related posts