Crece levemente nuestro turismo, pero crece.

El Servicio Nacional de Turismo, Sernatur, de la región de Aysén, dio a conocer en detalle las cifras que dejó la Temporada Alta registrada desde diciembre del año pasado a febrero de 2019. Cifras, sin duda, esperadas por muchos, ya que muestran cómo va la industria por la cual hace unos años la región apostó con la alianza entre el mundo público y privado, números e indicadores que orientan el actuar y refieren en qué incidir para poder proyectar aún más el destino Aysén Patagonia. El resultado es que en temporada alta, prácticamente el mayor tiempo en que los operarios y el mundo que gira en torno al turismo, tienen mayor movimiento; un poco más de 222 mil viajeros ingresaron a la región, lo que claro, resulta asombroso para muchos, pues vale explicar que la palabra viajeros define tanto a turistas como a residentes de la región, en tanto, netamente turistas, y en los meses de enero y febrero de 2019, se estima que visitaron Aysén, un poco más de 86 personas. Nada mal, pero nada grande el número aún, lo cual mantiene satisfechos al servicio, pero también les debe impulsar a seguir trabajando para promocionar más este imperdible destino. Pero vemos que estos números, si bien es cierto van con tendencia al crecimiento, éste es leve, por lo que nos obliga a plantearnos ¿qué hace falta? pues, muchas cosas. Aquí en la región, claramente capacitación, inversión, y un microchip para cada habitante de Aysén que nos impulse a creer que ciertamente podemos repuntar la industria; y por supuesto, de la mano del Estado, la ayuda en promoción, implementación, inversión, porque si se logra llegar y pasar las metas, también se podrá mover la economía, porque recordemos que el turismo es igualmente uno de los motores de desarrollo de Aysén. Ya quisiéramos recibir la misma cantidad de visitantes que Magallanes, quienes solo en el año 2015, registraron cerca de 800 mil personas. Sin duda, no tenemos nada que envidiar a ninguna otra región, pero lo que sí debemos reconocer, admirar y emular, es el trabajo en conjunto entre los mundos que convergen para que el movimiento turístico resulte, ya que la palabra turismo, muchas veces es sinónimo de trabajo sin descanso, aunque muchos solo crean que en Aysén, en este sector, solo se trabaja en verano, tenemos que pensar que las máquinas para que todo esté listo en ese periodo, se mueven desde mucho antes y eso también hay que valorarlo. ¡Vamos que se puede!

Related posts