10 mil árboles nativos son plantados en cerro Divisadero gracias a proyecto de la fundación Reforestemos

Con la presencia de la intendenta de Aysén, Geoconda Navarrete, el alcalde de Coyhaique, Alejandro Huala, el director subrogante de Conaf, Juan Barrientos, y seremis de las carteras de Agricultura, Medio Ambiente y Energía, Fundación Reforestemos realizó la donación de 10.000 árboles nativos a Conaf aportados por la empresa CMPC, y que serán plantados en el icónico Cerro Divisadero de Coyhaique, buscando recuperar zonas que han sido perjudicadas por incendios forestales y a su vez mitigar la contaminación atmosférica en una de las ciudades que más sufre por este efecto en el país.

Esta donación se enmarca en el plan de reforestación que realizará la fundación este 2019, el que contempla abordar a lo largo del país aquellos territorios que fueron afectados por los incendios de verano 2019, como fue Cochrane, protagonista de uno de los peores incendios de su historia

y también zonas que hoy se encuentran con los mayores niveles de contaminación ambiental a nivel nacional, como Coyhaique.

La actividad contó con la participación de autoridades y fue apoyada por un voluntariado de reforestación nativa en el que participaron cerca de 30 voluntarios de la Universidad Austral, quienes realizaron una reforestación de 2.000 árboles nativos en las faldas del Cerro Divisadero.

De esta forma, la reforestación en la comuna de Coyhaique busca fortalecer desde las organizaciones y la comunidad el trabajo por el cuidado del medioambiente y la protección de los territorios.

“La región de Aysén fue una de las zonas más afectadas por los incendios del verano pasado, al igual que la región de Valparaíso, donde hace dos semanas iniciamos nuestro nuevo proyecto de reforestación. Teniendo presente el daño generado por los incendios en ambas regiones, nos surge la urgencia de ayudar a reparar los daños ecológicos generados. Además, en un año tan importante en temas medioambientales para Chile, por ser anfitriones de la COP25, creemos que es fundamental no sólo centrarnos en las zonas que han sido afectadas por incendios, sino que también en aquellas que presentan altos niveles de contaminación. De esta forma, contribuimos a combatir distintos frentes que contribuyen al cambio climático”, señaló Suzanne Wylie, directora ejecutiva de la fundación.

Los árboles entregados a la región de Aysén son parte de la donación de quinientos mil árboles nativos para recuperar los bosques de Chile realizada por CMPC a la fundación el año 2017, «Hemos asumido con total responsabilidad apoyar las labores de reforestación; por ello, nos parece importante seguir contribuyendo con la Fundación y comenzar a rehabilitar los principales sectores afectados por los incendios en la región. Conservar nuestro medio ambiente y recuperar nuestros bosques seguirá siendo nuestro compromiso”, fueron las palabras de Felipe Alveal, jefe relaciones comunitarias Bosques de CMPC.

De esas 500 mil especies nativas, CMPC ya ha entregado más de 300 mil, las que se han distribuido en diversas regiones, como del Maule, Biobío y Araucanía, ayudando así a recuperar parte importante de la flora autóctona perdida hace dos años.

Related posts