ESTUDIANTES: ACTORES SOCIALES

Mª Soledad Cifuentes Cadenas, MG. en Educación, especialización en Educación Superior y en Organización y Gestión de Centros Educativos Educativos

Los estudiantes, tradicionalmente entendidos como aquella parte de la población que va desde la niñez, la adolescencia y la juventud, dedicada al estudio en vista de la adquisición del saber y de conocimientos útiles para su desempeño en la vida y en el ámbito laboral, profesional, técnico, son mucho más que eso. Definitivamente no son destinatarios, ni usuarios, ni clientes. Siendo ellos el sujeto de la educación, los estudiantes, desde hace mucho, son importantes actores sociales.

Brevemente. En los años 50’ los estudiantes eran considerados en una condición de preámbulo para el ejercicio de roles importantes en la sociedad, pues ser estudiantes era una condición privilegiada en ese tiempo. En los años 67’ y 68’ el mundo estudiantil detona en todo el orbe en un movimiento contestatario global al sistema capitalista. Más adelante se van desarrollando diferentes dinámicas en las cuales los estudiantes navegan entre los valores postburgueses (libertad, no competitividad, etc.) y los valores de tipo adquisitivo (competición para el éxito).  Poco a poco van tomando conciencia sobre las profundas desigualdades sociales y las estructuras que las sostienen. Van acrecentando la autoconciencia del importante rol que cumplen en lo social y cada cierto tiempo y generaciones nos sorprenden con fuertes cuestionamientos sobre el rumbo que estamos llevando.

Lo anterior puede ser leído desde la perspectiva del docente como un reto a la continua actualización vocacional: cómo acompañar al interlocutor estudiantil, atendiendo con seriedad los problemas que, en último análisis, ellos ponen sobre la mesa y transformar esos temas en contenido del diálogo y reflexión educativa.

El 2006 nos sorprendieron con el movimiento de los pingüinos, no sólo por la forma original y creativa de organizarse y manifestarse, sino por los temas de fondo que plantearon y que aún están sin resolver totalmente. Nos exigieron equidad, calidad y que las políticas públicas y estructurales del país avanzaran y se reformaran en esta dirección.  Hoy nos plantean el tema de la gratuidad y de la igualdad, conceptos indicativos de una realidad más amplia que nos dice que la educación es un derecho no transable y es para todos.

En estos días, en todos los establecimientos educacionales, se les saluda por el “día del estudiante”; en cada lugar se las ingenian, docentes y apoderados, para felicitar y reconocer a cada uno, quizás con la escondida esperanza de que ellos no cuestionen tanto nuestra sociedad y formas de hacer; pero los estudiantes están vivos, nos observan, calan nuestras incoherencias y aprenden de ellas tal como debieran aprender las virtudes.  En ello se sigue mezclando la interrogante de la sociedad “adulta” con los planteamientos que ellos hacen. Nos siguen exigiendo equidad, respeto y calidad.  Nos piden ser escuchados, aceptados, queridos; no son la concreción de nuestras expectativas, son ellos mismos y nada más, que esperan de nosotros unos acompañantes de camino para que juntos podamos ir construyendo la sociedad en que la educación sea un espacio de crecimiento y maduración para todos, un espacio desde el cual podamos colocar fundamentos válidos para dar sentido a la existencia de cada uno y de cada una de nuestros queridos estudiantes.  ¡MUCHAS FELICIDADES EN SU DÍA!!!

loading...

Related posts