PROYECTO +R: MAYOR REINSERCIÓN, MAYOR SEGURIDAD

Eugenio Canales Canales, Seremi de Justicia y Derechos Humanos, Región de Aysén

El problema de la seguridad pública es una de las preocupaciones más importantes de la ciudadanía en Chile, es por ello que el Presidente Sebastián Piñera ha señalado que una de las prioridades de su mandato será mejorar la seguridad pública, y ha iniciado su segundo año de gobierno, anunciando una batería de iniciativas destinadas a atacar el problema de la delincuencia que aqueja a millones de chilenos. En ese sentido, el anuncio del Proyecto +R está destinado directamente a reforzar esta línea de acción.

El Proyecto +R tiene como objetivo implementar una política pública que, a través de la colaboración público – privada, permita capacitar e insertar laboralmente a quienes han estado privados de libertad, disminuyendo de esta manera la reincidencia delictual.

El proyecto se inicia con una fase piloto en todo el país, que consiste en dos líneas de acción, por un lado la instalación de unidades productivas al interior de centros penitenciarios, donde los internos realizarán trabajos remunerados y capacitaciones, emulando una jornada de trabajo, y la segunda modalidad se desarrollará durante el primer semestre en ocho regiones, y se tratará de un programa piloto de capacitación y trabajo remunerado, que a diferencia del anterior, se desarrollará en empresas que estarán ubicadas fuera de las cárceles, para los cual los internos se trasladarán al exterior. Para ello el compromiso asumido por los empresarios es asegurar cupos y permanencia laboral a lo menos de un año de egresado del proceso de capacitación.

Para ello, es fundamental establecer una Alianza Estado-Empresa Privada-Sociedad Civil,puesto que el Estado por sí solo no puede llevar cabo esta compleja tarea de reinsertar a las personas privadas de libertad, razón por la cual el gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha decidido formar una gran alianza por la reinserción,donde la empresa privada compromete cupos laborales e instala unidades productivas en las cárceles; los organismos públicos fortalecen sus programas dirigidos a la población privada de libertad; y la sociedad civil aporta su experiencia como ejecutores de los procesos de capacitación, inserción y seguimiento laboral.

El modelo de trabajo del Proyecto +R involucra cuatro etapas: Preparación para el trabajo; Capacitación en oficio y competencias transversales; Colocación laboral; y Acompañamiento sociolaboral a cargo de una dupla psico-social, siendo la primera vez que un programa del Estado une estos cuatro componentes e incorpora el acompañamiento profesional con el fin de insertar a una persona en la sociedad. 

La diferencia de esta iniciativa con otras anteriores, es que este proyecto será a escala nacional, con fuerte sello regional que permita planificar, hacer seguimiento e ir evaluando de manera permanente la implementación del Proyecto +R.  Para ello, se ha convocado a mesas regionales, lideradas por los/as Seremis de Justicia y Derechos Humanos, donde participan las instituciones públicas, la empresa privada y las organizaciones de la sociedad civil, con el objeto de que el proyecto se ajuste a la realidad particular de cada zona.

Finalmente, mencionar que hay estudios que demuestran que personas que han estado privadas y cuentan con un empleo reducen el riesgo de reincidencia entre 33% y 50% (Cook et al. 1999 en Social Exclusion Unit, 2002), mientras que estudios de Gendarmería indican que quienes participan en los programas de los Centros de Educación y Trabajo, disminuyen la tasa de reincidencia al 22,2%. Es decir, el fortalecimiento de la política en reinserción social, tiene un impacto directo disminuir la tasa de delitos, y por consecuencia, los índices de victimización.

Related posts