UN PROLONGADO Y TERMINAL ESCALOFRIO

ORLANDO BAESLER HEGER

Desde que la izquierda fuera derrotada estrepitosamente en la última elección presidencial los líderes de la coalición socialista que dirigió a nuestro país durante varias décadas han comenzado a entender que las consignas que siempre utilizaron para convencer a la gente de las bondades de su sistema, simplemente dejaron de ser creíbles ya que tras veinte años de promesas solo se vio un empeoramiento de las condiciones de vida llegando incluso a una verdadera crisis durante el gobierno de la señora Bachelet, durante el cual dio la impresión que los ministros de Estado y autoridades en general competían por ver quién hacia peor las cosas como en una especie de carreta desenfrenada  para la obtención del Premio Nobel a la Incompetencia.

Pese a todos los obstáculos que se han arrojado a granel en el camino del actual gobierno, las cosas se están haciendo de acuerdo a lo planificado, con responsabilidad, sin populismo y pensando no tan solo en un futuro inmediato sino que en el mejoramiento de nuestras condiciones de vida en el cercano, mediano y también largo plazo.

Por eso no es de extrañar la existencia de una oposición feroz y absolutamente intransigente ante las propuestas del gobierno ya que los ex usuarios de La Moneda saben perfectamente que las actuales autoridades tienen la capacidad para proponer proyectos cuya aprobación significaría un beneficio directo e inmediato para una población que se cansó definitivamente de las eternas consignas de “lucha de clases” ,” el poder para los trabajadores”, “obreros al poder” y otra sarta de verdaderas estupideces semánticas que ya no se tragan ni los electores de pre-Kinder.

La continuidad de un gobierno de centro derecha pareciera estar causando un insomnio crónico entre los admiradores de Castro y Maduro, muchos de los cuales ocupan cargos en el Congreso o se encuentran enquistados en la propia administración pública. Todos estos personajes, tendrán que acostumbrarse a una prolongada cesantía y a ser víctimas de lo que yo denominaría como: un prolongado y terminal escalofrio.

Related posts