NO PIERDA SU TIEMPO

Columna Carabineros de Chile (Diario Aysén), Capitán Verónica Figueroa Fernández, Oficial SIAT Subcomisaría El Blanco (M.C.)

Un sabio dicho de la Patagonia es: “quien se apura, pierde el tiempo”.

Desde épocas inmemorables se ha sabido que el clima en la Región es el que decide si las condiciones están o no favorables para desplazarse con seguridad.

Sin embargo, con el pasar de los años, a este sabio refrán se le ha perdido el valor, y están quienes insisten en apurarse por los caminos de esta Región, y prefieren ir a una velocidad no razonable a las circunstancias que enfrenta, se arriesga irremediablemente a perder su tiempo, su vehículo e incluso la vida.

La calzada de cemento o asfalto, recibe diariamente descargas de aceite o de hidrocarburos por parte de otros móviles, y estas pequeñas manchas ante la presencia de aguas lluvia se trasforma en una condición que resta mucha adherencia a los neumáticos, por tanto, si el conductor enfrenta lluvia no debe confiarse y, es su deber disminuir la velocidad. Esta acción le dará el espacio y el tiempo suficiente para pensar una maniobra segura y detenerse en caso que la emergencia lo requiera.

Cuando los conductores declaran no haber podido “detenerse a tiempo”, eso solo una excusa de lo rápido que se trasladan o de la distracción del momento, en especial asociada a teléfonos celulares, velocidad, distracción que solo puede traer problemas y si a esta mala práctica se le suma curvas y pendientes, el resultado es un accidente en el tránsito.

Existe otra práctica que se mal entiende e induce a error, y esto dice relación con señalizar. El solo hecho de encender el señalizador se traduce para el resto como “te doy permiso para que me adelantes”. Esta mala práctica, provoca accidentes, añadido a que se asume que la Ruta CH-240 es de “alta velocidad”, sino por el contrario, siendo igualmente muy natural que alguien quiera doblar para salir de esta.

El vehículo debe controlarlo el conductor y no al revés, por ello al enfrentar pendientes ya sea ascendente o descendente, hágalo siempre con marchas en enganche si el vehículo es  mecánico, por el contrario si es automático, no insista en sobrepasar las 2.000 revoluciones por minuto, pero  jamás enfrente este dilema en marcha neutro toda vez que al aplicar los frenos a fondo, estos se pueden cristalizar y la frenada será insuficiente para la emergencia, a su vez bloqueará la dirección siendo imposible maniobrar el móvil.

Esto también sucede en vehículo que mantienen frenos ABS, toda vez que este tipo de frenos bajo los 60 km/h se comportan como un sistema de frenos convencional. Muchos conductores se desplazan en neutro con la finalidad de “ahorrar combustible”, no obstante, la única forma de lograr esta economía de manera segura es conducir bajo los 100 Km/h.

Pronto se acerca el invierno, las heladas y escarcha negra harán su aparición, una manera económica y sencilla de evitar la pérdida de control en estas condiciones adversas, es simplemente disminuir la velocidad. En estas épocas es necesario considerar duplicar el tiempo de desplazamiento habitual, para ello planificar el viaje es esencial, considerando los imprevistos, cortes en la ruta y factores climáticos, para llegar a tiempo a su destino sin tener que arriesgar su vida o la de otros durante el viaje.

Related posts