Debería existir una ruta para la descontaminación

Lo hemos planteado en varias ocasiones; el problema de la contaminación de Coyhaique y otras ciudades de nuestra región, no son una deuda a saldar de un gobierno, este problema debe abordarse como Estado y en ese sentido, construirse un camino que lleve de forma directa a la solución, porque se entiende que el terminar con la contaminación ambiental, que contiene decenas de factores, implica gran inyección de recursos. Lo que sí compartimos es que el gobierno debe seguir movilizando gestiones, y junto a las reuniones y mesas de diálogo, continuar trabajando de forma constante para levantar informes donde se indique por cuál hilo se va a ir jalando la madeja hasta desenredar todo el problema; porque no solo está el tema de la leña, aquí convergen vivienda, aislamiento térmico, combustibles, electricidad, etc. siendo una ecuación demasiado compleja y costosa como para resolver en 3 años ya de gestión.

Sin embargo, debemos insistir en que este tema resurgió hace poco menos de un año, debido a que la comunidad tomó consciencia del real daño que causa el humo en los organismos, la serie de enfermedades que provoca y prolonga;  además de lamentar los casos de virus sincicial y traslados de niños, la región espera ser atendida ante el llamado de alerta. No podemos negar que gestiones se realizaron, pero estas fueron para hacerse cargo de las consecuencias, más no del problema en sí, que es las cocinas a leña, la leña húmeda, algo que se observa en más del 50% de hogares ayseninos.

Los esfuerzos pueden ser muchos, pero también la comunidad merece saber por ejemplo a qué conclusiones llegó la mesa por la descontaminación, qué acciones inmediatas se van a seguir tomando, cuál será el camino que cada gobierno deberá seguir para no retroceder en los avances. Si el tema es para largo, ya se debería estar pensando en la ruta de la descontaminación de Aysén, y dar un estimado de cuántos años aproximadamente durará este trabajo.

Related posts