Empatía

Entre las frases que más se escuchan en este movimiento social, tenemos: Chile ha cambiado, o la más utilizada, Chile despertó. Estas dos poderosas arengas engloban todas las demandas que la ciudadanía tiene respecto de un sistema que claramente fracasó y que mantuvo sí un equilibrio, pero a costa de los trabajadores, la inmensa minoría como dice un famoso comercial de telefonía móvil, la que se mantuvo por años en silencio pero a la vez sobrepasada por el alto costo de vida de un país donde se había instalado la idea de que el sueldo mínimo debía subir lo suficiente para que el modelo económico no se echara a perder, es decir, nada que le convenga a la clase trabajadora. Y así, podríamos mencionar más ejemplos, pero vamos a lo que vamos…

Cuando un chileno hoy dice ¡Chile despertó!, cientos de argumentos le dan la razón y es que la injusticia social parece haber estado encerrada en una habitación a oscuras a la que de pronto alguien iluminó revolucionando todo, y en ello la clase política tiene mucho que ver, porque este círculo pequeño, sea de oposición u oficialismo, en su minuto es el que impulsa las políticas públicas. Es por ello que, hoy por hoy, en medio de la crisis social y política que se está viviendo, los tiempos no están para festejar, pues las señales políticas que dan los representantes dice mucho de cómo viven ellos este movimiento que afecta a todo el país, y donde ciertamente los políticos tienen que estar al pie del cañón para actuar frente a lo que la sociedad requiera.

Hay algunos dirigentes políticos que parecen no haber entendido que hay chilenos que verdaderamente la están pasando mal y que ese sentimiento que llora nuestro país desde el 18 de octubre pasado, debe ser asumido con humildad por la clase política, que aunque sabemos que merecen vacaciones como todo trabajador, no deben ostentar sus lujos, porque precisamente en ello radica la rabia acumulada del Chile que despertó. Los políticos tienen que dar claras y transparentes señales, sobre todo en estos momentos, más si se es oficialista, estar al lado del pueblo, escuchando a la misma altura las demandas, porque todos quisieran estar por ejemplo en Cancún, pero aquí se viven momentos difíciles.

loading...

Related posts