El comportamiento de la figura pública

Aunque muchos no lo quieran asumir, el ser una figura pública (sea políticos, cantantes, futbolistas, etc.) es ser un referente, y esto implica muchas veces autocensurarse en diversas situaciones las cuales pueden ser vistas sin tanta sorpresa si es que fueron cometidas por un ciudadano de a pie, sin embargo, no corren la misma suerte, por ejemplo, un concejal o una diputada…

A estas alturas, ya toda Aysén sabe del hecho protagonizado por una de nuestras representantes en el Congreso, quien en un bar de Las Condes bajo los efectos del alcohol agredió a personal del local, noticia que ahora es de carácter nacional. Un caso que se suma a muchos otros y que simplemente escandalizan por el hecho de que una autoridad es un referente y debe saber comportarse en público haciendo honor al cargo que ostenta. Cuando uno comete errores garrafales como el protagonizado por la diputada, existe un costo alto, porque así como los medios les brindan espacio para poder promover la labor legislativa y de esta forma dar a conocer a la gente el trabajo realizado por el personaje político a quien se le confió su voto, el tener este tipo de escándalos pueden llegar a enterrar mediáticamente a una persona, generándose así un quiebre en la credibilidad sobre todo en tiempos donde las luchas sociales están a flor de piel en un Chile donde se busca erradicar las desigualdades…y, ciertamente, gritar a todo pulmón y entre copas el cargo y elevado sueldo que uno tiene, como minimizando el trabajo de los demás…No señor, eso simplemente, no se puede hacer.

Si bien estas palabras no pretenden hacer leña del árbol caído, sí tenemos el deber ético de exigir el buen comportamiento de las autoridades que nos representan en cualquier círculo político, y aquí lamentablemente no se salvan muchos, hace semanas, se denunciaba a un exgobernador por abuso sexual, un concejal y una exdirectora de servicio afrontan investigaciones por conducción bajo efectos del alcohol y otro concejal es increpado por emitir declaraciones a punta de groserías llamando a la violencia en el contexto que vivimos hoy. Nuestras autoridades deben comprender el lugar que ocupan dentro de la sociedad; sí, todos somos seres humanos, pero señores representantes de la región de Aysén, desde que se inventaron las disculpas, todos pueden cometer errores y la idea es que comprendan que al pasar al círculo público, ya no son simples mortales. De esta forma solo se debilitan más las confianzas entre ciudadanía y autoridades, y eso, en el momento que pasamos como país, no contribuye en nada.

loading...

Related posts