Acuerdo histórico entre oposición y oficialismo: Chile tendrá nueva Carta Magna con participación ciudadana

Hace unas horas, oficialismo y oposición, tras 28 días de manifestaciones en medio del estallido social, en el edificio del ex Congreso Nacional, anunciaron tras maratónica reunión entre diferentes representantes políticos, el mecanismo para caminar hacia una nueva Constitución, todo enmarcado en un acuerdo por la paz social.

La resolución fue anunciada por todos los sectores en la Sala de Lectura, y encabezada por el presidente del Senado, Jaime Quintana, quien remarcó que es un camino de profundización demócrata para construir una “Constitución 100% democrática”.

El acuerdo consistió en llevar a consulta ciudadana las opciones de Convención Constitucional (Asamblea Constituyente) o una Convención Mixta Constitucional para llegar a una nueva Constitución. Así también, se indicó que esta primera consulta será en abril.

Según informa nuestro medio asociado Bio Bio Chile, la principal pugna sobre el final giró en torno a si se forja una nueva constitución desde una “hoja en blanco” o utilizando como base la constitución de 1980.

Abril de 2020

La consulta acordada de forma histórica entre oficialismo y oposición, tendrá dos preguntas: la primera será “¿quiere usted una nueva Constitución? Apruebo o rechazo serán las opciones, de ser sí la respuesta, viene la segunda pregunta para conocer el mecanismo, si  mediante una ConvenciónConstitucional (símil de una Asamblea Constituyente, 100% ciudadanos) o una Convención Mixta Constitucional (50% ciudadanos, 50% parlamentarios).

Elecciones de octubre

Los miembros de cualquiera sea la alternativa que gane –explica el medio- se realizará por medio de otra votación popular, que se sumará a los comicios municipales y regionales de octubre de 2020. Tras conocerse los integrantes del órgano constituyente, quienes serán electos “íntegramente para ese efecto”, este deberá comenzar a funcionar con el solo objetivo de escribir el documento en cuestión.

Independiente la fórmula, será la ciudadanía la que elegirá a personas para que escriban el texto, sus capítulos y artículos. Incluso, también debe quedar claro que el resultado del trabajo de la convención será sometido a una ratificación ciudadana con voto obligatorio a través de otro plebiscito.

De ser aprobada por los chilenos, “la nueva Constitución regirá en el momento de su promulgación y publicación, derogándose orgánicamente la Constitución actual”, estableció el Congreso. Es decir, supone el fin de la carta magna vigente hoy.

El órgano encargado de la creación de la nueva carta magna, deberá trabajar durante nueve meses aunque, de ser necesario, sus funciones se podrán extender solo una vez y por otros tres meses. Para la aprobación de la misma, deberá someterse a un referéndum 60 días después. “El o los proyectos de reforma constitucional y o legal que emanan de este acuerdo serán sometidos a la aprobación del Congreso Nacional como un todo. Para dicha votación, los partidos firmantes comprometen su aprobación”, indicaron los timoneles de 10 partidos más Gabriel Boric, quien lo hizo de forma personal.

Cabe mencionar que si bien el Partido Comunista no participó de este acuerdo, pues señalan que fueron invitados cuando ya todo estaba conversado, destacaron la realización del plebiscito de abril y afirmaron que participarán. Este acuerdo “ha abierto las puertas a la posibilidad para cambiar la Constitución y eso es un hecho que nosotros valoramos”, dijo Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, quien agregó van a establecer un diálogo con el movimiento social para recabar la opinión de ellos, pues, según aclaró, el acuerdo se hizo entre cuatro paredes, sin consultarle a nadie. “No deslegitimamos ningún acuerdo (…) es una avance grande, que valoramos, que vamos a poder remplazar la Constitución y que hay plebiscito, porque ha ganado nuestra posición”, dijo.

loading...

Related posts