LLAMADO PRESIDENCIAL

Luego que el Presidente de la República este martes hiciera a través de la televisión un llamado transversal a construir acuerdos que permitan recomponer la paz social que requiere la población, el intendente subrogante de Aysén replicó ese propósito a nivel regional, convocando a un reencuentro de voluntades, apelando al cariño que cada chileno siente por su país.

Al cumplirse este miércoles 26 días del estadillo social que ha tensionado la calma y la seguridad necesarias para el desarrollo de todo tipo de actividades, la autoridad política de Aysén apeló a la oposición a sumarse a un proceso de diálogo, que a juzgar por la voluntad presidencial de abrirse a la posibilidad de redactar una nueva Constitución, hoy pareciera más posible, sobre todo, teniendo presente que, independiente de la legitimidad de las demandas sociales expresadas durante las movilizaciones ciudadanas, los chilenos tenemos una vocación republicana por la paz social.

Cabe reconocer que la autoridad haya hecho ese llamado desde la humildad, sin soberbia, consciente que en estos momentos se requiere un lenguaje cercano e inclusivo, por ello, invita a líderes de todos los ámbitos, desde las iglesias a los sindicatos; desde los líderes sociales a los sectores políticos; desde los estudiantes a las juntas de vecinos.

La invitación no es fácil de acoger, considerando los resquemores y desconfianzas mutuas, sin embargo, por estos días alguien tiene que tomar la iniciativa, y en este caso, esa impronta es instalada desde uno de los focos del conflicto: el gobierno.

En época de crisis es imprescindible que se abran las puertas, las personas se entienden conversando, no se construyen acuerdos desde la autosuficiencia, por ello se valora que el intendente subrogante utilice la palabra humildad para convocar a quienes no desean ser convocados, a quienes empoderados de su rabia y frustración no están dispuestos a ceder y solo quieren subvertir una realidad que los asfixia. Es muy comprensible.

Este es el momento de sentarse a conversar, el Presidente se muestra dispuesto a promulgar una nueva Carta fundamental, un cambio de actitud política inimaginable antes del 18 de octubre.

Tal vez Chile hoy día no sea el mejor lugar del mundo para vivir con toda tranquilidad, pero tampoco es el peor; no es un consuelo, sino una oportunidad para repensar lo que somos y queremos ser como país, pero en un contexto de respeto, cuidando lo que hemos construido entre todos.

loading...

Related posts