Oportunidad y cambio en las políticas sociales

Las políticas sociales están asociadas a demandas de actores y, por lo general, su diseño responde a la identificación del problema, evaluación de estrategias; diseño de la solución; implementación y evaluación de sus resultados.

Sin embargo, esta racionalidad lineal tiene sus límites.  En muchos casos, no es posible identificar las secuencias que señala la teoría o el orden de estas se aparta de la lógica progresiva que conceptualmente deben seguir. Con frecuencia los diagnósticos técnicos y evaluación de alternativas son cuestionados en su viabilidad política lo que obliga a nuevas conversaciones y negociaciones. Los proyectos enviados por el Ejecutivo al Parlamento tienen una ida y vuelta que transforman las propuestas iniciales, en muchos casos, de un modo sustantivo. Finalmente, en el proceso de implementación de las políticas hay nuevos cambios fruto de la acción de actores intermediarios; la recontextualización de las mismas en los diversos territorios o la intervención de los propios grupos de interés (que favorecen o se oponen) a las políticas modificando objetivos, métodos, y resultados previstos.  

De este modo, las políticas sociales resultan de un proceso donde intervienen muchos actores en distintos momentos, y el resultado final es muy distinto al de su origen. Son productos de un proceso de co-construcción y por ello, más que resultado de una acción gubernamental, son una acción pública donde los actores de la sociedad civil intervienen en sus diseños e implementación.

En ocasiones ocurre que los debates y formas de expresión adquieren mayores fuerzas obligando no solo al diseño de nuevas respuestas o soluciones, sino que a un verdadero cambio de paradigma para enfrentarlos.  Ello ocurrió, por ejemplo, con el movimiento estudiantil de los estudiantes de enseñanza media (2006) y de los estudiantes universitarios (2011). En ambos casos las protestas y planteamientos de los diversos actores obligaron a diseño de respuestas que cambiaron los paradigmas o enfoques predominantes hasta el momento. 

Cada cierto tiempo estos movimientos e interacciones dan orígenes a verdaderos terremotos sociales que expresan de un nuevo modo y con particular fuerza, los problemas sociales a resolver obligando, a la vez, a cambiar el paradigma o marco referencial desde el cual se interpreta y actúa en el campo de las políticas públicas.  

Así entonces, se constata, que diseñar una política pública no es solo resolver un problema, sino que construir una nueva representación del mismo y crear las condiciones sociopolíticas para su tratamiento por parte de la sociedad y por la estructura del Estado.  El momento que vivimos ofrece la oportunidad de conversar, pensar y co-construir las políticas sociales con un paradigma diferente.

Sergio Martinic Valencia

Académico

Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades

Universidad de Aysén

loading...

Related posts