Cosas de la Educación

Por Jorge Abasolo

FUE EL AÑO 1852 que se estableció en la ciudad de Santiago la primera Escuela de Sordomudos en Chile. No costó mucho convencer de la idea a las autoridades de la época, ya que estas escuelas son de bajo costo.

Obvio. No requieren campanas.

De anécdotas como éstas está cuajada la obra “Cosas de la Educación”, (Editorial Narrativa Punto Aparte,  170 páginas) de mi amigo  Juan Guillermo Prado.

Por cierto hay referencias a José Joaquín de Mora, ese español bipolar, de carácter levantisco y con mucho de estrambótico, pero de cuyas jinetas intelectuales no podemos dudar.

En el plano educacional. Se debe a este coño la organización del Liceo de Chile, que llegó a abarcar desde la enseñanza primaria hasta la universitaria. Además, este Liceo se transformó más tarde como un centro formador de oficiales del Ejército. Mucho antes del 11 septiembre de 1973, claro.

Hay que consignar que este Liceo se instauró en una época de muchas carencias, como la falta de profesores competentes (no ha cambiado gran cosa el país en eso) falta de infraestructura y ausencia de textos escolares.

De hecho, la Biblioteca der este Liceo tenía un  solo libro.

Era el libro de reclamos.

La retahíla de anécdotas de este texto de Prado es inagotable.

También hace referencia al Colegio Particular más antiguo de Chile. Aquí hay que hacer un poco de historia. La Congregación de los Sagrados Corazones surgió en Francia en tiempos de la Revolución Francesa. Aprobada por la Santa Sede en 1817, raudamente se dedicó a las misiones. En 1825, sus religiosos se consagraron a la evangelización de las Islas del Océano Pacífico y más tarde, en 1834, algunos de sus miembros desembarcaron en Valparaíso, aun cuando su destino final era la Oceanía Oriental.

Es decir llegaron acá tan equivocados como Colón a América.

Hacia el año 1850 el colegio es trasladado al barrio El Almendral y ya contaba con 200 alumnos, incluyendo un internado que albergaba a alumnos de Perú, Bolivia y Argentina. Tal vez sin quererlo se convirtieron en los pioneros de la inmigración.

Conforme a lo que señala Juan Guillermo Prado, fue el primer establecimiento educacional fundado por religiosos franceses en la América hispana.

Entre sus alumnos más destacados figuran Agustín Edwards Mac-Clure, empresario y ministro de Estado, el doctor Eduardo Cruz-Coke, el héroe de la Guerra del Pacífico Carlos Condell y el ex dictador Augusto Pinochet.

Se dice que en calidad de alumno, el joven Augusto Pinochet encabezó la primera insurrección para destronar al Inspector del Colegio. El acontecimiento habría sucedido un 11 de septiembre, pero no se puede asegurar que los hechos hayan sido así. Esto oscila entre el cotilleo y la copucha plena.

“Cosas de la Educación” es un libro que considero indispensable para atenuar la ignorancia de muchos profesores en materias que debieran ser de su dominio. Y ojalá lo compren todos los alumnos secundarios de Chile y así prepararse para la próxima protesta.

Entre que se arrojen piedras y se tiren libros…prefiero lo segundo.

loading...

Related posts