Escuchar con atención

El movimiento o estallido social como se ha denominado, lleva 20 días. Si bien es cierto, todos esperan que las situaciones de violencia entre ciudadanía y fuerzas del orden terminen, tal parece que esto no sucederá en las próximas semanas. Chile despertó dicen quienes a toda costa están de acuerdo con todo lo que pasa, y es que no se puede negar que las demandas son legítimas, sin embargo, hay diferentes miradas en toda esta situación, la de quienes están cansados de desigualdades y luchan por todo un pueblo, pero también están los totalmente alejados de los temas políticos viviendo su día a día sin mirar la tv o los diarios y que si salen a la calle es solo para  trabajar y tener algo que comer y darle a sus hijos,  porque para imaginar si el país va a cambiar o no, no les queda tiempo. Y precisamente por ellos, los sin voz, es que muchos se sienten indignados y salen a marchar, lo lamentable de todo es el ya famoso grupo de descolgados, una minoría que al final del día sí es protagonista para las autoridades y los medios de comunicación santiaguinos, levantando demandas que en el fondo no han sido escuchadas en su totalidad, menos por quienes realmente las viven en carne propia; generando así que el proceso de diálogo se obstaculice con medidas que la ciudadanía considera como parches para un globo que ya ha explosionado. Los diálogos y cabildos abiertos son sumamente importantes pero también existe una desorganización pues en diferentes lugares se puede ver que se están realizando, pero nadie sabe qué va a pasar con toda esa discusión, y temen que todo lo generado quede en un proceso meramente informativo. El Gobierno ha señalado que realizará diálogos, pero la gente tiene su propio discurso y están enojados; los analistas sociales aquí son claves y deben ser asesores para poder llegar a buen puerto, no es torcer el brazo, es escuchar con atención lo que debería pasar desde el nivel central.

loading...

Related posts