Adolfo Pérez Esquivel, presidente de Serpaj para Latinoamérica visita Aysén para participar en Semana Social 2019: Premio Nobel de la Paz por estallido social: “Le mandé una carta al Presidente Piñera, diciéndole que paren la represión”

Por Patricio Araya González

A la misma hora que este miércoles 6 de noviembre el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel plantaba una araucaria de justicia y paz en el frontis de la Catedral de Coyhaique –en recuerdo a su visita a la región en el marco de la Semana Social–, un nutrido grupo de estudiantes se enfrentaba con fuerzas policiales en avenida Ogana, a metros de la entrada a la ciudad.

Dos hechos que, aunque independientes el uno del otro, tienen como denominador común los derechos humanos. Es cierto que la visita del arquitecto argentino –reconocido en 1980 con el Premio Nobel de la Paz por su ferviente lucha en defensa de los derechos humanos en su país y en el mundo– estaba agendada por el Vicariato de Aysén con bastante antelación, no es menos cierto que pocos previeron el estallido social que se desató en todo el país a partir del viernes 18 de octubre y que coincidiría con su llegada a Aysén.

“Esta visita –asegura Pérez Esquivel en entrevista exclusiva con Diario de Aysén– coincide con una explosión social, una reacción del pueblo frente a las injusticias, donde hay mucha violencia”.

Tras sus primeras horas en Coyhaique, donde junto al Vicario de Aysén y el vocero nacional de MODATIMA participó en la colocación de un ejemplar del mítico árbol pehuenche a la entrada del principal templo católico de la región, Pérez Esquivel (Buenos Aires, 1931), entregó sus impresiones a este medio.

-Considerando la compleja situación social por la que atraviesa Chile en estos momentos, ¿con qué se encontró a su llegada?

-Nos encontramos con que ayer (martes) hubo represión en la Plaza Italia (en Santiago), con gases lacrimógenos, muchos muertos (sic), heridos, violaciones, esto hay que pararlo.

-Fuerte, ¿no?

-Le mandé una carta al Presidente Piñera, diciéndole que paren la represión, que quite el ejército de las calles en Chile. Esto no se resuelve con la represión, se soluciona con el diálogo y con el respeto del derecho del pueblo, no con la represión.

-¿Cómo se puede entender esta situación en un contexto democrático?

-Estamos en presencia de una democracia más formal, que real; democracia y derechos son valores indivisibles, si se violan los derechos humanos la democracia deja de serlo.

“Democracia significa derechos e igualdad para todos. En Chile lamentablemente no hay. No hay aquí, no hay en Brasil, pasa lo mismo en Ecuador, donde hubo una reacción a una sublevación popular”.

-Es decir, esto no está pasando solo en Chile.

-Hay que cambiar esto. En Chile sería importante la reforma urgente de la Constitución, no pueden tener la Constitución de una dictadura militar, el país tiene que tener una Constitución que esté al servicio del pueblo, y no contra el pueblo”, remarcó.

loading...

Related posts