Un cambio “deportivo” de gabinete

Si el Presidente Piñera pensaba que a partir de un ajuste de gabinete podría, ahora sí, iniciar los postergados ‘tiempos mejores’, tomando de paso muy a la ligera las demandas ciudadanas que se han hecho sentir en los últimos días –exigiendo algo más que un cambio de jugadores–, este lunes perdió esa oportunidad.

El Mandatario dejó pasar la ocasión de decirle a la ciudadanía que la había escuchado y, en cambio, realizó un ajuste de gabinete deportivo, manteniendo el equilibrio partidista.

Solo desde esa lógica – donde RN pierde Trabajo a manos de una independiente– es posible entender por qué Sebastián Piñera “sacrificó a una inocente”, como la hasta ayer ministra del Deporte Pauline Kantor, una independiente que fue reemplaza por la ex vocera (RN) Cecilia Pérez, quien en la víspera, a sabiendas que dejaría la Segegob, solicitó a todos sus seremis poner sus cargos a disposición.

Luego, tras haber prospectado sin éxito los nombres de Evelyn Mathei (UDI) y del diputado y presidente de RN Mario Desbordes para asumir la cartera de Interior en reemplazo de Andrés Chadwick, el Jefe de Estado opta en el minuto 89 (ya con los ministros esperándolo en el Salón Montt Varas) por modificar el ingreso del jugador que ya tenía la tarjeta en la mano para entrar a la cancha, el ex diputado UDI y hasta ese instante ministro de Bienes Nacionales Felipe Ward, y en su lugar manda al gramado al Evópoli Gonzalo Blumel, sacándolo de la Segpres, donde en definitiva designa a Ward; cambio este último que pone a Evópoli a sacar cuentas alegres al sumar tres ministros en el nuevo gabinete, al que también ingresa Ignacio Briones (Hacienda) y donde permanece Gloria Hutt (Transportes).

También La Moneda saca de la Intendencia Metropolitana a Karla Rubilar, quien no solo es llamada a comunicar mejor que su antecesora, sino también a mantener el ministerio secretaría general de Gobierno en manos de RN.

Solo habrá que esperar la reacción de la UDI, luego de perder Interior, un ministerio cuyo titular, aparte del orden público, en ausencia del Presidente, asume la Vicepresidencia de la República, una dignidad que ningún partido político está dispuesto a ceder, sin pedir compensación.

Cuando los gremialistas asuman lo que acaba de suceder, irán a Palacio a pedir que, al menos, les den una de las dos intendencias en manos de Evópoli. A nivel regional la UDI también se podría quedar sin la vocera de Gobierno, de no ser ratificada por la nueva ministra Rubilar.

loading...

Related posts