No merecer aquello, menos esperar 100 años.

Se ha normalizado informarnos de personas públicas implicadas en delitos y/o con declaraciones para el olvido. Arrogancia y desparpajo, la reputación que ostentan, al más trivial descuido se cae, ventilando pobreza de espíritu y desbordada vileza.

Por falta de información, ignorancia o arrogancia, nos creímos el cuento de ser el país menos corrupto del barrio, suponíamos ventaja institucional y moral respecto de nuestros vecinos. Abusadores, arribistas, desclasados, obsecuentes, ladrones, multiricachones, elusores, nos endosaron empobrecimiento moral y decadencia institucional.

Comandantes en jefe del ejército, suponían que su cargo los habilitaba para gastar recursos públicos a su antojo y en beneficio personal, exhibiendo patrimonios impropios para funcionarios de carrera. Un diputado, ante el cuestionamiento por viáticos, justifica alojarse en un lujoso hotel por la dignidad de su cargo; el mismo que declaró sentirse indigente ante los empresarios. Que el capellán del Hogar de Cristo haya abusado de personas y de la fe pública por tantos años, amparado en obsecuentes complicidades, nos debe llamar a la reflexión. Que el ministro de economía sugiera levantarse más temprano para pagar la tarifa valle en el metro, es impresentable, supone que miles de personas son flojas y pobres por opción. Lo anterior, resumen de una impresentable retahíla, reflejo de quienes influyen, deciden y gobiernan. Nada de responsabilidad institucional y social; poco altruismo y consideración por quienes no tienen posición social ni privilegios.

Desde la política nos instan a cuidar la democracia; la incapacidad es de ellos y nos endosan la responsabilidad a nosotros. Nos enteramos que Luksic, a los trabajadores de su grupo económico, les paga sueldos inferiores a los que pagamos las Pymes. Chadwick notifica no tener responsabilidad política en la crisis, desconoce competencias; ¿finge demencia o se quiso desmarca de su jefe?. Lagos -del CAE, estaciones sin trenes, el jarrón de Corfo y su yerno- le preocupa la violencia, implícitamente de los vándalos; no se pronuncia por aquella institucionalizada, de la cual es tan responsable como Piñera.

Respaldados en algo más de la mitad del 50% del electorado, se sienten legitimados para lo que sea, hasta para declararnos en guerra. Los anuncios del Presidente, con cargo a rentas generales, serán financiados con impuestos cargados a quienes menos rentan. Nada de Asamblea Constituyente para una nueva constitución, que se replanteen derechos; nada que modifique el modelo económico, mercantil y subsidiario; desistir de la reintegración tributaria que beneficiará al presidente y al restante 1%, ni hablar. Nos consideran, en tanto consumidores de amplio espectro, de educación, salud, hasta medidores de luz.

Muertos y millones de ciudadanos en las calles, no es moneda de cambio; menos, si de escuchar y entender dependen renta y poder.

La anomia cultivada, nos perjudica a todos. No me resigno a que sean las autoridades que merecemos, menos esperar 100 años para extinguir el mal.

loading...

Related posts