Lorenzo Torres, la promesa vigente del motocross nacional en 65 cc

Por Patricio Araya González

Si hace unos días contábamos en estas mismas páginas la historia de la campeona nacional de esquí de 12 años Maite Pestana, quien consiguió un inédito trofeo en su disciplina para la región, este fin de semana otro deportista de 11 años podría emularla si es que logra consagrarse campeón nacional de motocross, una meta alcanzable considerando que en 2017 se tituló campeón regional en categoría 50cc.

Se trata de Lorenzo Torres Uson (Coyhaique, 2008), que a su corta edad ya se encuentra ranqueado en la séptima ubicación en la categoría 65 cc, solo a un punto del sexto a nivel nacional. Ubicación que le dio pasajes para el Campeonato de Chile que se desarrollará entre el 12 y 13 de octubre en la ciudad de Teno, en la región del Maule, torneo en el que ya compitió en 2018, ubicándose noveno lugar en la competencia realizada en Antofagasta.

Lorenzo, quien a los cuatro años comenzó en el motocross, tras un paso previo por las cuatrimotos; al principio como hobby para luego unirse al Club de Motos MX de Patagonia, desde donde intervino en carreras en Cochrane, Cerro Castillo e Ibáñez. De ahí “saltó” al otro lado de la alambrada midiéndose en Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia y Sarmiento. Su ídolo es el Jorge Prado García, un gallego de 17 años, que al igual que Lorenzo, a temprana edad montó su primera moto, hasta convertirse en el líder mundial de la categoría 65 cc.

Lorenzo es el campeón regional vigente. Luego de Teno medirá fuerzas con los colores del equipo EHR en el Campeonato Latinoamericano que se desarrollará en Pucón, entre el 19 y 20 de octubre, donde competirá gracias a su lugar en el ranking nacional.

En estos momentos está siendo adiestrado por dos reconocidos motociclistas chilenos: Matías Horta y Germán Tacchi; también ha sido apoyado por otros maestros, como Nelson Ego-Aguirre, el argentino Leo Díaz y Gabriel Benoit. Su preparación física la realiza en el Gimnasio Aktivate de Coyhaique, y de manera personalizada por el profesor Fidel Pinilla.

La familia del campeón está compuesta por sus padres y dos hermanos, Agustina de 15 años y Lucas de cinco, quien le está siguiendo los pasos. Y si de caídas se trata, Lorenzo ha sufrido varias, entre ellas dos fracturas de brazo, cuestión que no lo amilana. “Esto se nos fue de las manos”, asegura su orgulloso padre, quien medita sobre los riesgos que corre su hijo en las pistas. “Ese miedo lo sentimos de camino al hospital, hasta que le ponen el yeso, y ahí el mismo Lorenzo desiste de abandonar las motos”.

Related posts