A palos con la “ortografía”

Por Jorge Abasolo

Es enigmático y fascinante el idioma castellano, aunque tiene sus contradicciones. En lo personal, jamás he entendido por qué uno entra a una Verdulería y no compra VERDULAS.  Tiene que comprar VERDURAS. Entonces, al local donde se expenden esas legumbres, ¿por qué no le llamamos VERDURERIA?

Redes sociales, Whatsapp, mails. Los que vaticinan el fin de la lectura y la escritura con el advenimiento de las nuevas plataformas, probablemente se equivoquen: escribimos más que nunca. ¿Será por eso que también nos equivocamos más? ¿O fallamos en recordar los correctos usos de ciertas normas de puntuación y formas verbales? ¿Hay tiempos verbales o errores de ortografía que tienden a prestarse a la confusión más fácilmente?

Errores de concordancia, de puntuación, mal uso de prefijos y de comillas. Lo cierto es que, en mayor o menor medida, casi todos incurrimos diariamente en al menos uno de estos 25 errores, los más comunes de nuestra lengua, según Hernán Moreno, corrector de nuestra revista, y Laura Rajchtman, quien diariamente corrige titulares de medios y otros enunciados desde su cuenta de:

-El eterno problema entre por qué, porque y «el porqué».

Suelen mezclarse todos.

-«Por qué» se usa solo como interrogativo, aunque no haya signos de interrogación («¿Por qué hiciste esto?» o «No sé por qué hiciste esto»).

-«Porque» se usa para explicar la causa de algo: «Hice esto porque quería».

-Por último, «porqué» es un sustantivo que significa «la causa» o «el motivo», se puede usar en plural y siempre va precedido por un artículo («sigo sin entender el porqué de lo que hiciste». Un ayuda memoria para darse cuenta de si está bien utilizado es reemplazarlo por «motivo/s»; si la oración sigue teniendo sentido, está bien utilizado: «Sigo sin entender el motivo de lo que hiciste»).

Pero ahora la Real Academia de la Lengua estuvo a punto de agregar al adjetivo todo…o toda, la expresión tode.

Claro, es que la presión de quienes abogan por la igualdad de género es tal, que hasta la RAE se ha tenido que prosternar ante esos individuos…¿o individuas? que protestan por derechos a los que jamás han tenido ídem.

Como ahora me encuentro asesorando a un candidato a alcalde, ya le dije que su próximo discurso tendría que ser –más o menos- del siguiente jaez:

-“Bienvenidas y bienvenidos a todas, a todos y a todes…

Estoy muy a gusto en poder dirigirme a ustedes los militantes y militantas…votantes y votantas.

Y es que lo importante o importanta es que dejemos constancia y constancio ante los chilenos y chilenas que nuestros valores y valoras son propios de nuestros pueblos mapuche y mapucha.

Y sepan que nuestros problemas y problemos tienen soluciones para todos, todas y todes.

Para los obreros y las obreras; para los profesionales  y las profesionalas. Para los actores y las actoras, directores, directrices, codornas y codornices.

Como no me quiero extender…o extendora…quisiera acabar o acabara, dándoles mucho ánimo… y ánima”.

loading...

Related posts