Conectividad interna

El aislamiento de nuestra región respecto del resto del territorio nacional es un hecho histórico que en medida importante ha determinado las características en nuestro desarrollo. Tardío, según algunos parámetros, pero también con ventajas comparativas en aspectos no menores dentro del concepto “calidad de vida”, el cual es relativo dependiendo de cuál sea la ponderación de diversos factores, como el acceso a bienes y servicios, por una parte, o niveles de stress menores que los existentes en urbes más grandes. Como sea, lo cierto es que nuestra conectividad sigue presentando una precariedad estructural importante, tanto en lo que se refiere a infraestructura terrestre como a accesibilidad aérea y marítima, más aun considerando el crecimiento que ha experimentado la capital regional en los últimos años. Y dentro de esta realidad, el problema se presenta no sólo a nivel externo, esto es, respecto de nuestra región en relación con el resto del territorio nacional, sino también a nivel interno. Sabido de sobra es que el territorio de Aysén presenta características y particularidades climáticas y geográficas que lo diferencian de otras regiones del país, y que complejizan la conectividad interna, siendo un factor histórico de la disgregación de sus habitantes. Sin embargo, ello no puede servir de excusa permanente para intentar justificar que esta realidad sea una permanente, sino al contrario, debe ser un elemento que obligue a actuar de manera distinta a como se hace en otras regiones, estando de esta manera preparado para superar las dificultades que puedan ocasionar contingencias.

loading...

Related posts