Medidas complementarias

Vamos por nuestro segundo día de septiembre, indudablemente se nota el cambio marcado en el clima, y es que poco a poco nos vamos alejando del invierno para dar la bienvenida a la primavera, una estación que esperamos nos traiga un poco de “respiro” –léase con ironía- respecto de la terrible contaminación atmosférica que vivimos durante aproximadamente 8 ó 9 meses del año. Los dimes y diretes durante este último tiempo han resurgido en torno a la observación de proyectos que pretendían mitigar la contaminación y que finalmente no han obtenido luz verde, pero además, esto ha impulsado análisis sobre la implementación de las medidas que se ejecutan a partir del PDA (Plan de Descontaminación Atmosférica). Para el gobierno, la instalación de un porcentaje del total de recambios de calefactores ha implicado números positivos en cuanto a la reducción en emisiones, situación de la cual duda la comunidad pues también debió haberse indicado como medición que el clima cambió, que los inviernos de ahora no son los de antes, etc. básicamente un análisis que no nos corresponde a nosotros como medio, sino que más bien a los académicos, pero que sí como puentes, nos permite entregar el parecer de la gente hacia las autoridades correspondientes. Se ha dicho en más de una oportunidad que seguir solo lo que mandata el PDA y sin proyectos que impacten a la par e ir acelerando el proceso de descontaminación, es insuficiente, los mismos parlamentarios reforzaron esta idea hace poco cuando conocieron el presupuesto regional; así es que al menos en ese sentido, la opinión de la comunidad está respaldada.

Con el próximo cambio en la estación, inicia un nuevo periodo de descanso para nuestros organismos, dejaremos de respirar aire que mata, lo que se espera es que el tema no entre en receso y se siga insistiendo en medidas que complementen el largo camino que nos ofrece la ejecución del PDA.

Related posts