La contaminación nos está matando…

Esta fue la frase que impactó a los presentes mientras el secretario del Cosoc de la Municipalidad de Coyhaique leía una carta pública, la que fue entregada a la intendenta regional, a quien se le exige empezar a realizar gestiones para de una vez por todas observar resultados frente a la contaminación atmosférica que se vive año a año en la capital regional de Aysén.

Hace un par de días se registró un nuevo episodio crítico de Emergencia Ambiental, el cual ha generado la indignación de dirigentes quienes se preguntan por qué la autoridad regional no intenta adecuar quizás el proyecto presentado por el municipio respecto de la instalación de filtros en las estufas y cocinas a leña, similar, -pero mejorado según dicen desde la casa edilicia- al proyecto implementado en la ciudad de Temuco; o al menos, ¿por qué no pelean en el gobierno central por un subsidio a combustibles?

Desde la alcaldía reclaman falta de voluntad política, y desde el Ejecutivo dicen que el proyecto de filtros es inadmisible pues no hay una línea de financiamiento que se adecúe a lo propuesto…lo que ocurre finalmente es que si hay o no propuestas para descontaminar, esto pasa a segundo plano, pues cuando la gente espera acción, solo se observa que deben seguir esperando sentados por una solución. Si bien, el proyecto de filtros, dice el alcalde, no llegaría a resolver el problema definitivamente, ayudará a mitigar las emisiones contaminantes, pero, sin financiamiento, ¿cómo saber si el proyecto generaría impacto o no? La idea de un pilotaje surgió hace meses desde el Ejecutivo como respuesta, pero ahora, la puerta está cerrada, aseguran los dirigentes del Cosoc, quienes se preguntan por qué Coyhaique debe seguir padeciendo este mal que mata a personas, pues más allá de color político, solo están exigiendo que las autoridades hagan algo, o al menos respondan qué pueden y no hacer y cuál es el límite para soñar en el fin de este problema. Los expertos ya lo han dicho, es URGENTE cambiar la leña, ese URGENTE puede tardar años… ¿merecen los coyhaiquinos una mejor calidad de aire? Definitivamente sí.

Related posts