Contaminados hasta el cuello

Sin duda un tema que preocupa a los habitantes de Coyhaique es precisamente la contaminación vigente con más fuerza entre mayo y septiembre y que hasta el momento se ha presentado como un gran enemigo de los gobiernos y obviamente de la salud de toda la comunidad.

Estudios, planes, inversión escalonada, pero hasta el momento nada ha impedido que la contaminación deje de colarse por las ventanas de todas las viviendas coyhaiquinas, ya que ni las que presentan mejor hermetismo se salvan de este mal que la misma ciudadanía ha provocado debido  a que no se tenía a la mano otra forma de obtener calefacción que no sea a través de la leña. Ante esto, la preocupación persiste y se incrementa pues todos se preguntan hasta cuándo los más pequeños y personas en grupos de riesgo podrán soportar el vivir dentro de una olla llena de humo que contamina cada vez más nuestro organismo.

Es aquí donde se ha planteado que un primer paso sea convertir la leña en un combustible que permita su fiscalización y regulación en cuanto a cómo es que este producto es vendido y otorgado en las viviendas, ya que lo más perjudicial es obtener leña húmeda, algo que ya es común conseguir por estos días con lo cara y escasa que se ha puesto esta necesidad. Lo importante aquí es que nuestros representantes sigan presionando para que los planes sean ampliados en cobertura por ejemplo para el recambio de calefactores, y que eso vaya de la mano con el precio de la energía, y por supuesto que se siga impulsando la venta de leña seca hasta que poco a poco nuestra matriz energética vaya cambiando y erradicando su uso perjudicial. Hay que ser sinceros, el tema no ha resonado en todos los hogares respecto a hacer alianza comunal para la descontaminación; esta es una tarea larga pero hay que seguir dando la pelea y encontrando alternativas. 

Related posts