¿Turismo en invierno? Sí se puede

Desde que la región de Aysén decidió seguir el camino del turismo, hemos observado cómo desde el mundo público y privado se han desarrollado actividades con el único objetivo de mostrar que poco a poco sí se pueden alcanzar mejores cifras en torno a esta nueva industria para Aysén, en la que las proyecciones apuntan a que podemos convertirnos en un destino imperdible y competir con las ciudades más turísticas del mundo impulsando y difundiendo las mejores cualidades de nuestra geografía, clima y prístinos paisajes.

Sin embargo, la otra cara de la moneda señala que esta importante actividad y potencial polo de desarrollo para Aysén, aún se encuentra en pañales y por largos espacios duerme esperando y apostando por el verano, temporada en la que se concentran la mayoría de esfuerzos. Respecto de esto, siempre se ha hablado de dinamizar el turismo en la región, realizando diversas acciones y estrategias con el fin de aprovechar las cuatro estaciones del año, siendo que cada comuna ofrece diversas bondades paisajísticas y atracciones para la experiencia del turista nacional y extranjero, pero de ello no se ha visto mucho avance, sin embargo, una actividad en particular resalta y se desarrolla en Cochrane, “La ruta del huemul invernal”, un gran ejemplo a seguir para las demás comunas.

Hay un gran número de lugares con vocación turística en Aysén, así también otros tipos de turismo como el vivencial, que de la mano con las costumbres regionales, son un importante plus; pero que por diversas situaciones aún no cuentan con adecuada inversión y promoción para convertirse en paradas obligadas para el turista. En ese sentido, es importante que la capacitación en la oferta turística sea continua, para que así la experiencia de los visitantes se traduzca en una mejor promoción y por ende, mayores visitas. Hay mucho por trabajar en turismo, pero también será óptimo que todos los ayseninos crean en el verdadero potencial que la región tiene para mostrarse al mundo.

Related posts