Estadísticas golpeadoras

Según las estadísticas, 1 de cada 3 mujeres en Chile, ha sufrido o está siendo víctima de violencia en sus distintas formas. Sin ir más lejos, según cifras del Ministerio Público nuestra región concentra la mayor cantidad de casos del país por violencia intrafamiliar, registrándose en 2015 cerca de mil casos, superando en al menos 330 el promedio nacional. Una realidad que representa una verdadera vergüenza para nuestra comunidad, y que tiene diversos factores socio-culturales que la determinan, todo esto dentro de un contexto de machismo generalizado que se manifiesta de distintas formas, desde lo más sutil hasta aquellos casos del nivel de barbarie y salvajismo del que han sido víctimas varias ayseninas. Y aunque se podría pensar que este tipo de episodios podrían significar un llamado de atención a la conciencia, lo cierto es que al parecer ello no es así, puesto que el problema se mantiene. La violencia contra la mujer y el femicidio como situación extrema dentro del mismo fenómeno sigue contando con una estructura cultural que la sustenta, y que se encuentra profundamente enquistada en la lógica de ese machismo que inconscientemente determina los comportamientos de las personas, sean éstas hombres o incluso mujeres, muchas veces. Porque la violencia tiene muchas caras, desde la psicológica (control, insultos, humillaciones, gritos e intimidación, amenazas), pasando también por el acoso callejero, hasta la violencia física, en una escalada que generalmente se invisibiliza, no es perceptible porque se acepta como algo “normal”, de uno u otro modo. Por ello, es tarea de todos y todas revertir esta indignante estadística regional, iniciando un cambio ante una situación que ya es insostenible.   

Related posts