Catastro de Mortinatos, ad portas de ser Ley

Eugenio Canales Canales, Seremi de Justicia y Derechos Humanos Región de Aysén

Poder nombrar a los bebés fallecidos es un avance en la humanización de la pérdida reproductiva para las familias, pues implica visibilizar la corta vida que sus hijos tuvieron y poder tener el recuerdo con nombre si así lo desean, esto es lo que busca la Ley Mortinato, iniciativa presentada el año pasado por el Presidente Piñera bajo el lema “Tu nombre es mi Recuerdo”, y que permite a los padres dar un nombre a sus hijos que mueren antes de nacer.

En Chile, más de 2.000 familias enfrentan la muerte de un hijo en gestación o en un parto cada año. La nueva ley, permitirá darle un nombre a los restos y simplificará el proceso de sepultación, con el fin de ayudar en el duelo a los padres.

La anterior regulación sobre la disposición de los restos de los mortinatos no permite su individualización por los padres cuando deseen darles sepultura, sino que la tumba debe ser identificada solamente con la expresión “N.N”. Esto repercute en el duelo de quienes desean sepultar sus hijos no natos y, además, produce la invisibilización social tanto de los mortinatos como del dolor de sus padres.

Hoy de forma unánime, la Sala de la Cámara de Diputados, en tercer trámite, ratificó los cambios propuestos por el Senado y despachó a ley el Catastro Nacional de Mortinatos, que permitirá que los padres y madres, que lo decidan de forma voluntaria, puedan sepultar de manera individualizada a sus hijos que han muerto antes de nacer y dar una digna sepultura a los hijos que muren antes de nacer.

De esta forma, lo que busca este proyecto es muy simbólico, es muy reparador, en términos del duelo gestacional que sufren los padres, al visibilizar un proceso tan doloroso como es perder a un hijo durante el embarazo y permitirles que, si así lo deciden, puedan darle sepultura de manera individualizada. Por ello  es que hoy resaltamos la aprobación de esta nueva ley.

Related posts