Cambio de paradigma en el manejo y conservación de nuestros recursos naturales.. ya!

Alex Fajardo, Dr. en Ciencias Forestales, Investigador Centro de Investigación CIEP

A propósito de una reunión que tuve hace un par de semanas con el director provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Ing. Forestal don Patricio Poblete, y con varios otros profesionales de Conaf-Coyhaique, es que he vuelto a retomar el tema del cambio de paradigma en el manejo y conservación de nuestros recursos naturales.  En principio, el tema principal de esa reunión fue establecer una vinculación de las partes (Ciep–Conaf) para mejorar el entendimiento de conceptos ecológicos frente a desafíos como el cambio climático, la restauración, los bonos de carbono, etc.  No está demás decir que el estado chileno se ha comprometido internacionalmente a restaurar 500.000 hectáreas para 2020 con el fin de disminuir los gases de efecto invernadero con la captura de carbono.  Pero este compromiso se establece en gran parte sin entender bien qué significa una restauración en términos ecológicos, prácticos y ambientales; por ejemplo, ¿existe la capacidad técnica y operativa de llevar a cabo esta meta? En mi perspectiva, no existe tal capacidad y si no se toman las medidas correspondientes, las 500.000 hectáreas se completarán con pinos y eucaliptos, con plantaciones hechas con anterioridad o, lisa y llanamente, inflando superficie plantada (no restaurada).

Aun cuando los desafíos tienen el aspecto positivo de que nos invitan a mejorar para así cumplirlos, se necesita ciertamente de capacidad estructural y de orgánica interna para hacer frente satisfactoriamente a tales desafíos.  Y es aquí donde yo creo que la Conaf tiene una oportunidad única de reinventarse y proponer sus propios objetivos, dejando en el camino aspectos productivos asociados al pino y al eucalipto (que ya están más que bien resguardados por los grandes conglomerados de empresas forestales), y enfocarse de lleno en el manejo sustentable de nuestros recursos naturales con objetivos de conservación.  El potencial de la conservación de nuestros bosques nativos es inmenso, desde el aprovisionamiento de servicios ecosistémicos (un único ejemplo, agua) hasta turismo, recreación y bienestar social.  El bienestar social es otro concepto que está desarrollándose poco a poco en el país; en términos simples, es la demanda social por áreas verdes y bosques en estado natural que provean de un sentimiento de satisfacción y tranquilidad.  Así es como, al igual que las plantaciones con especies nativas en grupos, es necesario hacer un cambio de paradigma en la actividad forestal–ambiental, de pino-productivo a nativo-conservación.

Por último, quisiera advertir a la comunidad que no debemos permitir que la ley de restauración, que aún está en preparación, se convierta en una continuación tapada del decreto ley 701, que bonifica las plantaciones forestales de pino y eucalipto.  No olvidemos que las más de 3 millones de hectáreas de plantaciones de pino y eucalipto, mayoritariamente de propiedad de un par de empresas forestales, fueron financiadas en a lo menos el 75% de sus gastos de establecimiento y manejo por impuestos estatales de todos los chilenos.

loading...

Related posts