Cuidado con lo que dices

Tal fue el revuelo que causaron las declaraciones de Luis Castillo, exsubsecretario de Redes Asistenciales en su paso por Coyhaique, que debió dejar su cargo luego de haber pedido disculpas y ver la presión mediática y de la propia comunidad indignada, pues no podían creer cómo una autoridad de tal importancia, dijo que las personas prácticamente no solo van a ver médico al consultorio, sino que arman filas desde temprano como un elemento de reunión social. De inmediato se armó la polémica y no es para menos, pues más de uno condenó como una burla este comentario, el que impactó a la comunidad que diariamente debe por ejemplo ir a los consultorios Víctor Domingo Silva y Alejandro Gutiérrez de Coyhaique, de madrugada y con temperaturas bajo cero para poder alcanzar un cupo y ser atendido. Lamentablemente este tipo de situaciones se repite y nos lleva a analizar nuevamente el tema comunicacional que manejan nuestras autoridades, quienes como referentes de opinión y del manejo de las políticas públicas que impactan directamente a la población deben tener el más mínimo cuidado de sus referencias, pues como ya vimos, más que aclarar el panorama, lo oscurecen. Este no es el primer ejemplo tampoco, recordemos que en 2016, el entonces ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, también lanzó unos dichos polémicos sobre la gente de Coyhaique, señalando que muchos tenían más de un calefactor en sus casas por lo que cuando hacía frío andaban prácticamente en short y polera, lo que molestó ciertamente pues hizo una comparación sobre el aprendizaje de acatar las restricciones, señalando que en otras ciudades esto sí lo había entendido la población, mientras que aquí no; en ese entonces esto se tomó como una caricatura del coyhaiquino, una generalización, lo que tampoco gustó. También podemos recordar al exministro de Educación, Gerardo Varela, quien el año pasado les mandó un mensaje a las escuelas con precaria infraestructura, diciéndoles ¿por qué no hacen un bingo? y de esa forma no pedir solución al nivel central. Revisando la prensa –porque todo queda registrado- encontramos que la lista es larga y de seguro les hemos refrescado la memoria a más de uno con esta editorial, pero a lo que vamos en sí, es a que las autoridades deben saber la enorme responsabilidad que tienen de cara a la comunidad y de esta manera ser responsables también de sus dichos, cuidar sus generalizaciones entre otras cosas, porque cada lugar que visitan en su labor es distinto y tiene sus propios problemas los cuales esperan ser resueltos o al menos expuestos cada vez que una autoridad puede llegar a verlos.

loading...

Related posts