La carta inesperada

Una misiva dirigida al ministro del Interior explotó como bomba con esquirlas en la región. Nos referimos a las palabras del presidente regional del partido Renovación Nacional, quien usó esta herramienta para detallar el “malestar político y mala gestión” que –expresó- existe en Aysén a través de la conducción de la región desde la intendenta. Sin duda que este tipo de situaciones molestará a más de uno en el mundo político y otros, aplaudirán. En la comunidad, esto puede generar un poco de desconcierto, pues aparentemente y tal como se pinta, en la región todo va bien, pero si es como lo describe el timonel de un partido importante y que es parte del oficialismo con Chile Vamos, realmente es deducible que preocupe el destino de la región; sobre todo por la referencias señaladas en la misiva que más parece un misil.

Más de alguna vez se ha mencionado que dentro de la coalición oficialista, desde antes y luego de asumir el gobierno, distintas rencillas políticas se dejaron en manifiesto, por ejemplo al momento de considerar qué partidos asumirían determinadas Seremías, Direcciones y Servicios, teniendo en cuenta que estos cargos se anunciaron muy luego de la primera tanda de ministros. En la región para nadie fue un secreto que la mención de la intendenta pasó por muchas peleas internas a nivel nacional por parte de cada partido, y cómo no, si este cargo pasará a ser el último de la historia para posteriormente darle paso a la elección de gobernadores regionales, lo que se mencionaba como  un trofeo sumamente suculento para alcanzar. En el transcurso de la gestión, diferentes “baches” se han presentado, como en toda administración nada es totalmente bueno, pero a diferencia de anteriores gobiernos, esta vez sí se ha planteado la idea de exponer lo que se piensa y se percibe del liderazgo de nuestras autoridades. Por una parte es buena esta situación, porque se da a conocer que hay cosas que no van tan bien como se nos muestra, lo que permitirá –imaginamos-, el retomar un mejor rumbo para Aysén, sea o no con la misma autoridad, pues a fin de cuentas, un gobierno trabaja para todo un país, y en el caso de regiones, “la pega” es más dura y si ésta, desde similar círculo político, es apuntada con el dedo, debe procurarse una mejora.

Related posts