ÉTICA EN EL EJERCICIO PROFESIONAL

Ximena Soto Castro, Mag. en Trabajo Social y Politicas Sociales, Dra.en Servicio Social, Jefa Unidad Derechos Humanos y Ciudadanía Unversidad de Magallanes

Debemos ser conscientes que cada ser humano tiene su particular visión social del mundo, por ello yo les hablaré  desde la mía que está inundada por el ejercicio profesional del  Trabajo Social, en donde declaro con fuerza que existe un vínculo inexorable entre “lo político, lo social y los derechos humanos”. Lo político lo comprendo  vinculado a lo social, en el mundo de mi ejercicio profesional, en el sentido que la destacada intelectual brasilera Marilda Lamamoto destaca:“…el sentido político-social del Servicio Social supone ir más allá de la máscara social a través, de la cual esa práctica se presenta en la superficie de la vida social…”, es decir, no podemos pensar que nuestro ejercicio profesional lo realizamos solo desde la eficiencia técnica, centrado en los beneficios sociales que podemos ofrecer; acciones que se presentan como si pudieran ser realizadas por cualquier persona sin ocuparse demasiado de su formación profesional e intelectual.

Afirmar que nuestro ejercicio profesional tiene un carácter esencialmente político, y no sólo social, es constatar que dicho ejercicio surge y se desarrolla inmerso en las relaciones de poder presentes en la sociedad en la cual se está actuando profesionalmente. Y ello no tiene que ver con las visiones sociales de mundo de cada profesional o con sus niveles personales de compromiso, la dimensión política en reflexión se configura en la actuación profesional que se realiza desde las políticas sociales emanadas de los Gobiernos de turno, los cuales representan el poder hegemónico de esa sociedad y que, eventualmente pueden implicar conflictos éticos para nuestra profesión.

Pensar en un ejercicio profesional puro, aséptico, inocuo, inocente, ingenuo o dicho de otro modo sin ideologías, es un absurdo peligroso. Porque si no soy consciente de la dimensión político-social en la cual ejerzo la profesión mis acciones pueden ir en un sentido opuesto a la ética.

Ahora bien ¿qué es la ética? Es la crítica a la moral dominante, expresión de valores emancipatorios, así como también es la defensa de los Derechos Humanos, así entendida podemos también afirmar que la ética es política.

¿Y cómo sé cuáles son las diferencias y límites de una actuación ética respecto a una que no lo es? Los Derechos Humanos!!

Es de amplio conocimiento la Declaración Universal de Derechos Humanos como efecto post Segunda Guerra Mundial, la cual está suscrita por nuestro Estado, así como también diversos Tratados Internacionales en el mismo sentido, los cuales obligan a los Gobiernos de turno a generar acciones positivas que aporten o faciliten los mecanismos de exigencia del cumplimiento de estos derechos.

Es por lo tanto una responsabilidad de carácter obligatoria para las Escuelas de Trabajo Social de Ues públicas, el incorporar en sus currículos una formación académica ético-política.

Related posts