Más que una vocación

No cabe duda que la vocación es esa gran inspiración e impulso por desarrollar una acción con el 100% de energía focalizada en lograr un objetivo. Precisamente ese amor por lo que uno hace, es lo que cada día viven miles de voluntarios de bomberos en todo el mundo, quienes aman este servicio brindado a la comunidad sin esperar retribución a cambio, más que la satisfacción de haber ayudado al prójimo.

A través de estas líneas, queremos destacar la gran labor que realizan los voluntarios de nuestra región, quienes celebraron un aniversario institucional más, recordando cada episodio vivido, donde incendios y otras emergencias presentadas han dejado una enseñanza en cada uno de los bomberos quienes han demostrado su entereza y preparación para poder enfrentar el miedo del mortal común y convertirse en los verdaderos héroes de la ciudad. Son hombres y mujeres quienes dedican el corazón y el alma a estar pendientes, 24/7 en su labor bomberil, estando siempre alertas ante cualquier llamado de su central, muchas veces sacrificando momentos importantes en familia, con tal de correr de pronto a salvar vidas,  constituirse en la emergencia y convertirse en esa persona que ayuda sin temor a resultar con lesiones, y muchas veces sin saber si retornará a salvo a casa. Ser bombero, debe ser un privilegio y un orgullo para cada familia, quizá es por ello que en Aysén hay tradición y generaciones que continúan con el legado de aquel bisabuelo o padre que perteneció al círculo de los caballeros del fuego.

Queremos felicitarles por un aniversario más, agradecerles por todo lo que entregan, aplaudirles por cada acción de rescate y combate de incendios que resuelven, porque más de un aysenino ha sido auxiliado por alguno de estos voluntarios que conforman las compañías; por lo que  merecen toda nuestra admiración y respeto por todo lo que entregan a la comunidad en general que debería responderles positivamente cada vez que lo necesiten.

Related posts