NO EXISTE “EL” DÍA DEL PADRE

Por Gustavo Rothkegel, Director de Cuentas Digital de Reprise

«Todos los días es el día del padre», frase clásica de una generación de padres que valoran mucho más el compartir que el frenesí comercial en el que habitualmente caen sus parientes por no dejar pasar una fecha sin hacer algo «especial».

Pero, ¿cuál será realmente la expectativa de los padres para ese día?; ¿Será recibir un par de pantuflas acolchadas?, ¿o una máquina de afeitar con más hojas de las que habitualmente usa?, ¿quizás una muy costosa chaqueta que jamás pensó en comprarse él mismo?. Cada loco con su tema y las marcas corren para aprovechar de comunicar todos esos posibles «temas» para atraer a los compradores como abejas a la miel.

Pero algo es cierto, y lo manifiesto como padre de 3 hijos y comunicador con experiencia de más de 10 años: todos los días son el día del padre y todos los días son el día de la madre. Y así como el mercado ha logrado tomar conceptos potentes como “la libertad de elegir», el de «invertir en tus metas», el de «cumplir tus sueños» con ese viaje a Bali, o «atreverse a vivir e ir más allá de tus límites», también existe un terreno fértil en aquellos conceptos vinculados a la familia. Los mensajes se han ido abriendo desde los propósitos individuales, los retos personales, hasta aquellos que se van planteando como necesarios para conceptos más colectivos, más de grupo.

La tendencia de usuarios que quieren marcas con un propósito, marcas que tengan una visión, o que defiendan algo que tiene un real impacto en el mundo, va en fuerte crecimiento. Y la marca que decida sumarse a desarrollar plataformas de comunicación sobre conceptos como los valores esenciales, el mundo de las virtudes, la ética o la moral, y lo social, siempre tendrá una ventaja sobre aquellas que los consideren un tema muy complejo de hablar.

Hoy vemos a marcas hablar de «ser locos» (Be crazy), de «ser la mejor versión que un hombre debe ser» (The Best Men Can Be), de «no cambies tu sueño, cambia tu mundo» (don`t change your dream, change your world), todas declaraciones potentes y significativas que son ejecutadas a partir de grandes historias que entregan un contenido increíblemente relevante. Historias que hablan de realidad y que motivan a reflexionar sobre el actual escenario de nuestros hábitos y cultura.

Aún tenemos mucho trabajo por hacer desde la tribuna local. Tenemos que orientar la comunicación para que represente nuestra realidad y hable desde nuestra verdad. Que las historias permitan generar ese pequeño escalofrío y podamos emocionar para comunicar. Son muchos los desafíos como familia, como colectivo social, como humanos en comunidad.

Este día del padre regalemos la emoción de una buena historia y que los usuarios sepan que vemos el valor que tienen los padres en la vida de cada uno de nosotros. No regalemos pantuflas sin decir «sé que vienes cansado y gracias por hacer lo que haces».

Related posts