Servicios Ecosistémicos: la necesidad de crear una nueva visión.

Madeleine Hamamé, Investigadora Residente Centro de Investigación CIEP

La palabra «servicio» define a la actividad y consecuencia de server, un verbo que se usa para dar nombre a la condición de alguien que está a disposición de otro para hacer lo que éste exige. Llama  la  atención en este sentido que esta palabra se utilice comúnmente  asociada a ecosistemas, es decir «servicios ecosistémicos” y en algunos casos cuando se habla de «biodiversidad»; o «los servicios que la biodiversidad nos entrega”.  El  concepto de servicios ecosistémicos  (en adelante, SE) se acuñó en el año  2005 en un estudio internacional a gran escala (Millenium  Ecosystem  Assessment, 2005) donde se evaluó el estado de los ecosistemas del mundo. En este documento se definen los SE, como procesos al servicio de los seres humanos, clasificándose en:  servicios  de suministro  (ej. pesca), servicios de regulación (ej.  Ciclo del agua), servicios  culturales (ej. estéticos), y funciones de apoyo (ej. formación de los suelos). Esta visión de la naturaleza como un sistema que provee de servicios al hombre, ha tenido retractores y seguidores. Entre los argumentos en contra del concepto de se, destacan: (1) promueve la explotación de la naturaleza y excluye el valor intrínseco de ésta, es decir, la conservación de la naturaleza debería estar basada en su valor intrínseco más que en el valor que el ser humano le pueda dar, (2) usualmente  conlleva una valorización económica,  de ahí  surge  la pregunta de quiénes  y cuánto están dispuestos a pagar por el uso o no uso de estos servicios, (3) por otro lado, puede reemplazar la protección de la biodiversidad como objeto de conservación, aun cuando el SE puede no salvaguardarla.

Los argumentos a favor se puede resumir en:

(1) el SE puede servir para reconectar a la sociedad con la naturaleza y para  integrar  diferentes  puntos de vista; puede ser usado como una estrategia para interesar a las personas apelando a sus propios  intereses,(2) en esa misma lógica, el concepto permite integrar diferentes áreas de investigación (ecológica, social y económica) y a su vez conectarlas con los que toman las decisiones, lo que puede ser beneficioso  dado los actuales  y futuros  desafíos ambientales, (3) por otra parte, la visión antropocéntrica no sólo hace referencia al uso sustentable del ecosistema  sino también  incluye  su protección, y  por  último  (4) la valoración en términos económicos permite crear conciencia de su importancia   relativa  en comparación con  otros servicios  proporcionados por el ser humano. Desde mi punto de vista, a pesar de que  irrefutablemente necesitamos diferentes componentes  existentes en la naturaleza  para sobrevivir, debemos volver a la mirada naturalista de Charles Darwin, donde somos sólo otra especie más en el ecosistema y donde cada una de las especies tiene el mismo valor   y   no  existe   supeditación de una hacia l a otra.

Related posts