Contaminación por desechos en Parque Nacional Laguna San Rafael: Imágenes revelan restos de empresas Agrosuper y Cook Aquaculture

Greenpeace denuncia microbasurales salmoneros en Laguna San Rafael. Mediante un video y fotografías que fueron registradas en la zona Punta Leopardo, en la entrada norte del parque, queda en evidencia microbasurales formados por restos provenientes de los centros salmoneros de las empresas Agrosuper y Cook Aquaculture. “Es un escándalo y una nueva demostración de la amplia capacidad de contaminación que tienen las empresas salmoneras. Esperamos una rápida respuesta de la autoridad y que deje de autorizar operaciones en áreas protegidas y que, además, son de alto impacto turístico”, dice Mauricio Ceballos, vocero del área de océanos de Greenpeace.


Como una situación inaceptable que deja en evidencia la escasa capacidad de fiscalización por parte de las autoridades calificó Greenpeace la denuncia de presencia de basura proveniente de centros salmoneros y que estarían inundando las costas del Parque Nacional Laguna San Rafael. Mediante un video y fotografías que fueron tomadas por la empresa de turismo Destino Patagonia en la zona Punta Leopardo, en la entrada norte del parque, queda en evidencia microbasurales formados por restos provenientes de los centros salmoneros de las empresas Agrosuper y Cooke
Aquaculture, esta última compañía que fue recientemente sancionada en Estados Unidos debido a un masivo escape de salmones que llevó a la caducidad de sus operaciones en el estado de Washington. Ambas compañías operan con diversos centros apenas a unos 30 kilómetros del
icónico ventisquero.

“Es un escándalo y una nueva demostración de la amplia capacidad de contaminación que tienen las empresas salmoneras. No solo destruyen de manera irreparable los fondos marinos, sino que ahora debemos soportar que su basura se desplace y amenace uno de los lugares turísticos más
icónico del país. Es la confirmación de que están convirtiendo al Parque Nacional Laguna San Rafael en un vertedero flotante. Es la confirmación de que no se pueden autorizar este tipo de operaciones en áreas protegidas y que, además, tienen un alto interés turístico para el país” dice Mauricio Ceballos, vocero del área de océanos de Greenpeace.

Related posts