Educación y medio ambiente

En el contexto del Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado ayer, se desarrollaron infinidad de actividades para recordar que su cuidado es vital en la conservación de las especies. Si bien es cierto, importantes anuncios país, como la eliminación de las bolsas plásticas en el comercio, el reciclaje, descarbonización, electromovilidad y más, son instancias relevantes, en cierta medida hace falta poder aportar seriamente en el cuidado real del medio ambiente que venga en un conjunto de acciones diarias y por parte de cada una de las personas. Pero ¿qué es lo que frena sobre todo a los adultos a ser parte de esto?, un tema simple: la educación. A fin de cuentas las personas somos esponjas que absorbemos información y conocimientos, es por ello que nos formamos más de una década en instituciones que nos brindan las normas básicas para que tendamos a procurar el bienestar social, siendo reales aportes al desarrollo de nuestros países; sin embargo, hay enseñanzas que nos marcan y tienen incidencia clara en nuestras vidas y el futuro, pero que no son parte obligatoria en la malla curricular, o al menos, décadas atrás no lo fueron. Lo que hoy se hace en los jardines y salas cunas y en las dos etapas siguientes de formación académica para la vida es importante respecto de hablar diariamente sobre el cuidado del medio ambiente y reconocer cómo la propia acción humana ha causado cuantiosos desastres los que ya no tienen vuelta atrás y que si continúan a este ritmo nos llevarán solo al fin de nuestros días. La participación de escolares y pre escolares junto a familias en el desarrollo de actividades medioambientales contribuye en reeducar a los adultos, a compartir una nueva visión sobre un tema de preocupación mundial y que genera instancias como la que se desarrollará pronto en Chile (COP25), la que es trascendental y merece atención. Es importante tomar conciencia de cómo vivimos el medio ambiente y cómo es que lo cuidamos; es importante educar y reeducar para entender que si no aportamos a la causa, solo nos estamos condenando a desaparecer en un futuro ya no muy lejano. Es importante que las asignaturas entregadas tengan de forma transversal un mensaje ligado al cuidado del mundo en que vivimos, de esta manera estaremos formando generaciones que tengan el respeto por el medio ambiente como un hábito primordial, y no sea ésta una imposición.

Related posts