Real Inclusión ¿Para cuándo?

Diferentes iniciativas se realizan para poder promover la real inclusión, sin embargo, muchas quedan olvidadas y su falta de seguimiento, genera que nuevamente éstas se vuelvan invisibles. En nuestra región existe un importante porcentaje de población con algún tipo de discapacidad, y así, a lo largo del país esto se replica, es por ello que las políticas públicas deben pensarse para el beneficio de todos y en cuanto a fortalecer la inclusión, la fiscalización de las nuevas disposiciones debería verificarse para así confirmar el cumplimiento como con la ley que permite un 1% de personas en situación de discapacidad en empresas y servicios. Así también, la normativa de acceso universal que mandata el adaptar los espacios para que los servicios públicos y empresas brinden un servicio para todos y todas. Po otro lado, en nuestra región, afortunadamente contamos con dos centros que permiten la rehabilitación de las personas con discapacidad, sin embargo, estas iniciativas a fin de cuentas privadas deberían fortalecer el compromiso del Estado con todos los habitantes, relevando por supuesto la inclusión. Fondos para programas de emprendimiento también podrían ser de gran ayuda para fortalecer la autonomía de quienes con esfuerzo buscan independencia económica en el caso de que no puedan conseguir empleo, teniendo en cuenta la realidad que pasa Aysén en esa materia; programas 100% destinados a entregar recursos para habilitar espacios, afianzar la accesibilidad universal en nuestras propias calles, acercar a las personas con discapacidad a los aparatos tecnológicos y ayudas técnicas tan necesarias y de tan elevado costo, son formas de fomentar inclusión. Sabemos de los fondos de Senadis y los % del Gobierno Regional, pero también creemos que se puede hacer más para no brindar “ayuda”, menos “asistencialismo”, sino, oportunidades para incluir realmente.

Related posts