Salud pública y obesidad

Salud pública y obesidad

Recordemos que, de acuerdo al Mapa Nutricional 2016 de la Junaeb, en nuestro país los índices de sobrepeso y obesidad en niños y jóvenes ha experimentado un sostenido y preocupante aumento durante los últimos años, lo cual refleja que las políticas públicas implementadas en esta materia no han tenido los resultados esperados. Según datos del Ministerio de Salud había casi 7 millones de personas obesas el año 2003, cifra que aumentó el año 2010 llegando a casi 9 millones. Resulta preocupante observar estos niveles en alumnos de pre-kinder, kinder, primero básico y primero medio, con porcentajes superiores al 50%, lo que claramente da cuenta de una realidad en la que no sólo la alimentación deficiente juega un rol determinante, sino también otras prácticas complementarias que potencian esta situación, como es el sedentarismo. Nuestra región no ha estado exenta a este problema, de hecho ha liderado algunos rankings en épocas recientes, lo cual puede explicarse por un consumo calórico que responde a características de clima predominantemente frío y la falta de actividades físicas, las que se ven afectadas además por la contaminación atmosférica, factores que como señalamos anteriormente se potencian de manera negativa. Se hace indispensable, entonces, llevar adelante estrategias intersectoriales distintas que puedan revertir estas estadísticas. Así también, el rol de los padres resulta clave a la hora de obtener resultados satisfactorios, toda vez que el ejemplo que ellos puedan dar en sus propios hábitos alimenticios sin duda tiene un impacto decisivo en el comportamiento de sus hijos, de manera tal de evitar normalizar esta situación, que muchas veces asocia de manera tremendamente errada el sobrepeso con una adecuada alimentación.

Related posts