El consumo de alcohol, un elemento común en la delincuencia

Eugenio Canales Canales, Seremi de Justicia y Derechos Humanos, Región de Aysén

En nuestro país, la ley N°19.925 “Ley sobre Expendio y Consumo de Bebidas Alcohólicas” en su Art. 72  dispone que «En cada comuna, las patentes indicadas en las letras A. E. F y H del artículo 31” no podrán exceder en ningún caso, la proporción de un establecimiento por cada 600 habitantes. Restringiendo la cantidad de establecimientos de venta de alcohol que puede instalarse en cada comuna.

Al respecto, es importante enfatizar el aumento desmedido de patentes de Alcohol en la Región, y en específico en aquellas comunas con un mayor número de habitantes, nos obliga a preguntarnos ¿Cuál es el control que existe sobre la materia?

Como dato relevante, 14 capitales regionales tienen un 50% de exceso en el otorgamiento de patentes.

¿Qué pasa si una comuna tiene exceso de patentes limitadas?

La cantidad de patentes de alcohol por comuna es limitada y, como mencionamos antes, no puede superar en ningún caso una por cada 600 habitantes. Además, cada tres años, los intendentes pueden fijar cuotas más estrictas para sus regiones si así lo desean.

Conforme a lo anterior, se han limitado el número de Patentes de Alcoholes, no obstante aquello, se siguen otorgando éstas, y consecuencialmente excediendo el máximo legal permitido.

En cuanto a lo indicado precedentemente, el Concejo Municipal tiene el deber de filtrar las patentes al momento de su aprobación, mediante votación de quórum simple. Sin embargo, en general se acotan a una patente en particular y no a la cantidad de patentes limitadas de alcohol que tiene el municipio en total.

La Contraloría de la República también tiene una misión fiscalizadora. Mediante denuncias específicas puede decidir si aplicar una auditoría al municipio en cuestión. Si se exceden las patentes limitadas fijadas por la Intendencia, entonces se expone a un sumario administrativo por parte del organismo, lo que podría terminar con varias medidas de castigo.

También es relevante señalar que los Municipios no tienen «atribuciones para eliminar las patentes». Por tanto, lo que debe hacer en caso de sobrepasar la cuota, es dejar de otorgar nuevas. Una forma de hacerlo es que cuando una persona se atrasa en un pago, la municipalidad evalúa y si considera que corresponde saca el rol de circulación.

El 20% de los escolares chilenos de entre octavo y IV Medio declara haber tenido al menos un episodio de consumo riesgoso de alcohol en el último mes. Es decir, uno de cada cinco bebió 5 o más tragos durante una sola reunión o actividad social.

«Independiente de la comparación que uno haga con otros países es, en sí misma, una cifra preocupante», afirma al respecto el epidemiólogo de la Universidad de Chile y profesor de la U. Mayor Álvaro Castillo, quien se ha dedicado a la investigación del consumo de alcohol en nuestro país.

Los factores que llevan a una persona a tener una conducta riesgosa o de dependencia del alcohol son complejos y multidimensionales. (La ingesta de alcohol) está muy relacionada con el ambiente familiar, escolar y las normas sociales que existen en torno al alcohol.

Ahora bien, analizados los antecedentes de establecimientos de ventas de alcohol en sus diversas categorías, hemos podido constatar que el 90% de los delitos se producen en sus alrededores.

Lo anterior es un llamado tácito a enfrentar esta situación como sociedad toda, involucrando tanto a los actores públicos como privados, pero por sobre todo en un trabajo concertado desde las familias como núcleo fundamental de la sociedad, para prevenir la  comisión de delitos en general  contra la propiedad, contra las personas, y en forma específica la violencia intrafamiliar y el abuso sexual infantil.

Related posts