Descontaminación regional

El tema de la contaminación es nacional y regional. Si bien es cierto, Coyhaique aparece en los rankings como la ciudad más contaminada de América Latina –sin olvidar que otras ciudades chilenas también figuran en el top ten- esto es porque existen estaciones de monitoreo de la calidad del aire, mediciones que posteriormente son analizadas y que conllevan a estos puestos que para nada son un orgullo, pero que sí nos dan a entender la importancia de los verificadores, en el sentido de que hay ciudades visiblemente contaminadas, pero que no cuentan con la suerte de conocer si presentan un estado de emergencia o pre emergencia ambiental. Tal es el caso que sucede por ejemplo con Cochrane, capital de la provincia de Capitán Prat que también corre con la suerte de tener una geografía que impide la buena circulación del aire, originando un estancamiento del humo producido por la quema de leña para calefaccionar los hogares. Ahora, el alcalde de la comuna, ha salido claramente en defensa de los cochraninos y es que no se puede esperar –y es comprensible- a que primero se trabaje para descontaminar Coyhaique para luego continuar con las otras ciudades más pobladas de la región y que pasan por el mismo problema; para eso tendrían que pasar décadas y no por haber reaccionado tarde con la capital regional se va a condenar a otras poblaciones a vivir lo mismo. Si el problema ya está más que expuesto y las alarmas se han encendido para no apagarse hasta aplicar una solución, es más que coherente que las autoridades también se preocupen por ciudades como Puerto Aysén y Cochrane, que pasan por temas similares y que no cuentan con planes de descontaminación y que si bien es cierto, las medidas pensadas para Coyhaique, se busca sean extendidas hasta dichas comunas, no es lo mismo, porque cada espacio merece su propio análisis y así aportar con mejores soluciones.

Related posts