Prefectura Aérea de Carabineros de Chile celebra sus 47 años de vida surcando los cielos de nuestro país

En la región de Aysén, la institución posee desde el año 1983 una Sección Aérea para el cumplimiento de su misión junto con prestar apoyo a la comunidad y dar respuesta oportuna en catástrofes y en zonas remotas.

Hace 47 años, un día 24 de Abril de 1972 la hasta entonces Brigada Aeropolicial, cambia de categoría pasando a denominarse Prefectura Aeropolicial, manteniendo su centro de operaciones en terrenos del Club Aéreo de Carabineros en el Aeródromo Eulogio Sánchez (Tobalaba) SCTB.

En febrero de 1960 se había creado la Brigada Aeropolicial, según Boletín Oficial de Carabineros de Chile N°1706-60, con Orden General 3532.

Al momento de conformarse como Prefectura, las primeras aeronaves que sirvieron en la Institución eran helicópteros que habían llegado a principios de 1969, y consistían en un Hughes 269B biplaza CC-KKO, adquirido por el Club Aéreo.

Este único helicóptero fue complementado con la incorporación de: 2 Fairchild FH-1100 de cinco plazas (CC-ECK y CC-ECL). Luego se sumaron 2 helicópteros más 1 Hughes 269B (CC-KKU) y 1 Hughes 269C (CC-KKD) más a la flota. Estas aeronaves fueron adquiridas por medio de un convenio entre Carabineros de Chile y la Agencia Internacional de Desarrollo. Sin embargo, al poco tiempo se mostraron insuficientes en cuanto a sus performances para realizar labores policiales, por lo que se comenzó a buscar helicópteros que pudieran satisfacer la demanda de llegar a una mayor altura, volar en condiciones un poco más adversas y les permitiera aterrizar en forma segura en cualquier parte.

Versatilidad

Es así como se selecciona el helicóptero de origen alemán Messerchmitt Bölkow Blohm MBB Bo-105, el año 1974. En 1976, la unidad da un gran salto tecnológico al comenzar a operar los MBB Bo-105 modelo biturbina de rotor rígido y de gran versatilidad.

Con estas aeronaves la Repartición “salta a la fama” en lo que evacuaciones aeromédicas se refiere. Se desarrolla un programa en el cual las unidades aéreas estaban en contacto con radiopatrullas, Fuerzas Especiales y demás unidades de Santiago, asegurando la coordinación en la diversidad de operaciones en que eran requeridas estas aeronaves de alas rotatorias.

Operaciones destacadas

Entre las operaciones que forjaron los vínculos de los helicópteros de la Prefectura y la comunidad destacan: rescate de sobrevivientes de los aludes de Bellavista, en Colchagua en el año 1972.

Rescates

Otra acción que está en la memoria de mucha gente fue la operación de evacuación de un total de 19 personas desde lo que se denominó el “Infierno en la torre Santa María” el 21 de marzo del año 1981, dramáticas fueron las escenas vividas en ese incendio, en el que operaron dos Bo-105 (C-13 y C-14), volando en condiciones extremas considerando la falta de visibilidad, las altas temperaturas del lugar y la desesperación que había de parte de las personas que estaban en la azotea.

Fue necesario que bajaran dos Carabineros y organizaran a la gente para realizar la evacuación.

Otras operaciones de ayuda a la comunidad fueron las evacuaciones en la zona central de Chile, por los desbordes de ríos en el invierno del año 1983, rescatándose un total de 683 personas.

Una década después nuevamente habría un despliegue de grandes proporciones producto del aluvión de la zona de “Quebrada de Macul” en la zona precordillerana de Santiago.

Es importante señalar que en la actualidad la Prefectura Aérea se mantiene con asiento en el Aeródromo Tobalaba y se denomina Prefectura Aérea, con despliegue diferenciado de aviones y helicópteros para un eficiente apoyo a las operaciones policiales en versiones multi misión, con una cobertura operativa a nivel nacional basados en las ciudades de Iquique, Antofagasta, La Serena, Talca, Concepción, Temuco, Puerto Montt, Coyhaique y Punta Arenas.

Surcando los cielos de Aysén

En nuestra región se mantiene desde el año 1983 una Sección Aérea que cuenta en la actualidad con un Helicóptero Agusta Westland AW-109E Power matrícula C-24 con tripulación compuesta por piloto, copiloto y mecánico basados en un hangar instalado en el Aeródromo Teniente Vidal SCCY.

Esta sección es vital para el cumplimiento de los roles de la institución en la Región, considerando la accidentada conectividad y las difíciles y extremas condiciones climáticas de la Región de Aysén, disminuyendo los tiempos de respuesta y la oportunidad de atender los requerimientos de nuestros Carabineros y de la ciudadanía, prestando el auxilio a las personas en los rincones más remotos.

Esta Sección Aérea de Aysén también tiene mártires que un día 03 de febrero de 1986 perdieron la vida en actos del servicio, oportuno es recordar al Capitán Romualdo Valdés San Cristóbal y el

Teniente Claudio Salas Reginato quienes en un avión Piper Navajo que se accidentó aproximando a Coyhaique en condiciones instrumentales, se estrelló con el cerro Mackay.

En este día recordemos a los precursores de la aviación en Carabineros de Chile y a todos y cada uno de aquellos hombres y mujeres que han llevado, llevan y llevarán nuestro lema de Orden y Patria por los cielos de Chile dando esperanza a sus habitantes.

loading...

Related posts