92 AÑOS DE PRESENCIA, CERCANÍA, ENTREGA Y PROFESIONALISMO AL SERVICIO DEL PAÍS

Coronel Pablo Capetillo Contreras, Prefecto de Carabineros Aysén

   Celebrar 92 años de vida Institucional, sin duda obliga a revisar lo vivido. Es el momento de hacer una reflexión profunda y orgullosa del aporte que hemos realizado a Chile y sus ciudadanos en el combate y prevención del delito desde el 27 de abril de 1927, fecha en que el entonces Vicepresidente de la República, Coronel de Ejército Carlos Ibáñez del Campo, en virtud del D.F.L. Nº 2.484 -que fusionó la Policía Fiscal con el Cuerpo de Carabineros, instituciones policiales existentes a la fecha- cuya historia, naturaleza y carácter explican los sólidos fundamentos que dieron vida a Carabineros de Chile.

   Noble institución de la República, que ha hecho del servicio a la comunidad su razón de ser, viviendo junto a Chile y todos quienes habitan o han escogido a nuestro país para alcanzar sus sueños, desarrollando un trabajo con entrega y compromiso, propiciando un clima de paz y tranquilidad en que cada ciudadano alcance su desarrollo pleno.

   En estos 92 años, hemos sido serenos garantes del orden y la seguridad pública, así como protectores de nuestros conciudadanos, persiguiendo al delito y a sus autores junto con dar protección a las personas y sus bienes.

   En la historia de nuestro país, hemos cumplido un papel fundamental durante 92 años, somos hombres y mujeres que provienen de la comunidad, con una sólida formación inspirada en dar lo mejor de nosotros

   Se acompaña con el corazón, honor, lealtad y compromiso en lo que elegimos y defendemos ser.

   Estamos orgullosos de ser Carabineros, necesarios e indispensables para la sociedad, trabajando día a día con el mayor de nuestros esfuerzos, incorporando iniciativas modernizadoras que van en beneficio de nuestra gente.

   Cada cierto tiempo, nuestra veleidosa y desmembrada geografía, azotada por un clima implacable, pone a prueba nuestra entereza para sobrellevar y superar la adversidad. Es en estos momentos, en que roles tales como la integración, soberanía, comodidad pública y solidaridad social, cobran mayor fuerza y vigor en cada jornada y ponen a prueba nuestro valor y razón de ser, cual es, brindar apoyo y estar al servicio de la comunidad a quienes nos debemos.

  Rendir la vida si fuese necesario, es parte del juramento que realiza todo carabinero y, constituye el fiel reflejo de la formación, valores y doctrina que caracteriza a todo hombre y mujer que viste este verde uniforme, permitiendo conservar un sello de identidad y uniformidad necesarios para trascender en el cumplimento de nuestra misión constitucional, garantizando el orden y seguridad interior.

   Ser Carabinero ayer y hoy, es convertirse en un profesional al servicio de la comunidad, velar por la tranquilidad de la ciudadanía en su diario quehacer y en el descanso reparador, junto con mantener vivo el espíritu solidario que inspiran las acciones y el valor de cada hombre y mujer que conforma esta noble Institución.

   Nuestra tarea es incesante y nos enfrenta a múltiples desafíos, desde el profundo cielo azul hasta la nieve y el vendito verde de nuestra tierra.

   A través de un actuar desinteresado, brindamos la ayuda oportuna a quien lo requiera, actuando siempre con eficacia, profesionalismo y vocación, contribuyendo al desarrollo y a hacer de Chile cada día un mejor país.

   Tal como rubricó nuestra poetiza y premio Nobel de Literatura -Gabriela Mistral- en una libreta de novedades de un retén del norte de Chile, «ustedes (los Carabineros) son, sin saberlo, los guardianes de nuestro sueño y la conciencia de la ciudad».

Related posts