UMAG realizó salidas a terreno y charlas sobre biodiversidad Cochrane

La semana recién pasada, el equipo del proyecto “Prototipo de Laboratorio Abierto de Ciencias Subantárticas” ejecutado por la Universidad de Magallanes (UMAG) Coyhaique, se trasladó hasta la localidad de Cochrane, para realizar un Encuentro Ciudadano de Biodiversidad centrado en los bosques caducifolios de lenga y ñire, la transición entre bosques siempreverdes y estepas.

La iniciativa estuvo acompañada de parte del equipo del Programa de Conservación Biocultural Subantártica, asociado al Centro Universitario de Puerto Williams, también de la UMAG, que no solo desarrolla investigación sobre los ecosistemas subantárticos, sino que busca construir puentes de interacción entre el mundo científico y diversos componentes de la sociedad, principalmente en temas de biodiversidad y la relación del hombre con la naturaleza.

Laura Sánchez Jardón, bióloga y coordinadora del Laboratorio Abierto, destacó que “el encuentro fue muy enriquecedor, ya que se pudo contar con la experiencia de los especialistas que vinieron desde Puerto Williams, donde llevan más de veinte años trabajando en la investigación y vinculación con la comunidad mediante el diseño de experiencias educativas a partir de contenidos científicos”. En esta oportunidad el foco estuvo en los humedales y bosques caducifolios que forman el complejo paisaje biocultural que observamos actualmente, sistemas únicos en Aysén. La propuesta incluyó un taller de extracción de pectina, un espesante natural, a partir de manzanas locales, como demostración de la utilidad de fuentes naturales de azúcares que agregarían valor a productos comercializables, como mermeladas.

Roy Mackenzie, biólogo e integrante del equipo de Puerto Williams, dio a conocer una estrategia educativa llamada “ecoturismo con lupa”, que básicamente invita a conocer un mundo en miniatura, la diversidad poco percibida, donde el desconocimiento que tenemos sobre organismos tales como musgos, líquenes y hongos a veces llevan a cometer graves errores.

“El llevar el conocimiento de lo que hace una flora nativa es relevante para poder acercar un poco el patrimonio natural a la gente; las turberas, los mallines, los ñadis son exclusivos de la zona subpolar y por lo tanto son parte importante de nuestra personalidad y de nuestro carácter como sureños”, destacó Mackenzie.

Además el biólogo enfatizó el aporte a la divulgación científica que está haciendo este proyecto financiado por el Gobierno Regional, se ha logrado que las comunidades se interesen y tengan expectativas cada vez mayores sobre estos temas.

Related posts