REF. RESPUESTA AL DIPUTADO RENE ALINCO BUSTOS

Respetada Directora:

En el diario de su digna dirección, día martes 19 de marzo del presente año, el Diputado René Alinco Bustos, escribe, en su condición de “columnista,” referencias a diversas Instituciones del Estado:  I. Municipalidad de Coyhaique, Contraloría Regional de Aysén, Consejo Regional de Aysén y Universidad de Aysén.

El Consejo Superior de la Universidad de Aysén,es el órgano colegiado superior de dicha institución, cuyo mandato está establecido en la ley Nº 21.094 y en sus Estatutos, donde  se explicita que el Consejo Superior “Es la máxima autoridad colegiada resolutiva y cuya función principal es velar por los intereses y por el cumplimiento de los fines de la Universidad, preservar su patrimonio y vincular su quehacer  con las políticas nacionales y regionales, así como promover que la Universidad contribuya al desarrollo del país.”

En esta condición, como Consejo Superior y “máxima autoridad colectiva de la Universidad de Aysén,” venimos a solicitar al diputado Alinco Bustos, que NO deje de preocuparse para que los organismos públicos del Estado cumplan a través de su función fiscalizadora, sino, que deje él de emplear su lenguaje, soez, grosero, insolente y prepotente, para referirse a la gestión de una mujer, nuestra Rectora, la señora María Teresa Marshall.

El diputado Alinco Bustos en su condición de tal, puede fiscalizar lo que quiera, recurrir a los Organismos del Estado que desee, pero, en ninguna parte, las leyes del Estado lo autorizan para calumniar a una mujer, levantarle falsos testimonios, y atribuirle acciones indecorosas en el importante cargo de Rectora de nuestra Universidad de Aysén.

La Sra. María Teresa Marshall es la única Rectora mujer de todas nuestras Universidades Estatales, reconocida en el país como una de las cien mujeres con mayor liderazgo del año recién pasado y no se merece el trato vejatorio de quien la insulta gratuitamente, respaldándose en el fuero parlamentario y en la dignidad y decencia que todo parlamento debiera ostentar.

Hace cerca de 30 días que las mujeres de Chile salían a las calles a lo largo del país, reclamando el fin de la violencia política, sexual y económica hacia ellas, y exigiendo el respeto y dignidad que se merecen. Rechazamos, unánimemente, como Consejo Superior de la Universidad de Aysén, la actitud grosera para fiscalizar, con esta actitud, no consigue otra cosa que denigrar su cargo, denigrar al Congreso todo y a la Región de Aysén que representa.

La Universidad de Aysén no cierra las puertas al honorable diputado, al revés, se las abre de par en par para que se informe verazmente, de nuestra Universidad, conozca la función de su Rectora, su equipo académico y de colaboración y el desarrollo universitario existente: Las inversiones habidas, los avances en todos los planes y también los problemas que existen ¿En qué institución no los hay?

Los errores garrafales que muestra en sus escritos nos avergüenzan a todos.

Se lo ha invitado a la Universidad, infinidad de veces, nunca ha concurrido, porque su estilo no es “colaborar, ni apoyar,” es denigrar… La Universidad, por mandato legal, está para construir, crear y formar. Construir con toda la comunidad una gran Región, (acaba de reunirse con su Consejo Social), crear conocimiento y cultura y formar “personas,” con virtudes, valores y altos conocimientos, que es lo que la Región de Aysén requiere, aspira y necesita.

CONSEJO SUPERIOR UNIVERSIDAD DE AYSÉN

Sol Serrano Pérez, Premio Nacional de Historia, Académica Pontificia Universidad Católica. 

Paulina Arriagada Baudet, Dra. en Neurología, Pontificia Universidad Católica.

Iñigo Díaz Cuevas, Dr. Profesor Titular Universidad de Chile.

Francisco Hervé Allamand, Premio Nacional de Geología, Profesor Titular Universidad de Chile.

Baldemar Carrasco Muñoz, ex Parlamentario región de Aysén.

Fabian Jaña Prado, Académico Universidad de Aysén.

Cristian Mattar Bader, Académico Universidad de Aysén.  

Related posts