FISCALIZACIÓN Y RESGUARDO DEL PATRIMONIO FORESTAL

A tan solo una semana del inicio de la temporada de otoño, la baja en las temperaturas es una condición que conforme transcurren los meses, se torna más notoria en la región de Aysén, territorio marcado por un clima riguroso al cual los habitantes de esta tierra deben hacer frente en cada temporada.

Mantener una óptima temperatura al interior del hogar requiere no sólo de un buen aislamiento término, sino también de un combustible apropiado, donde el uso de la leña cobra un papel preponderante en los meses venideros, siendo el producto de mayor demanda por sobre otras fuentes de calor.

Entre los meses de febrero y abril se concentran diversas faenas asociadas al recurso, como la corta de árboles, secado de leña, transporte y venta del producto, siendo este el periodo de mayor abastecimiento energético de gran parte de la población.

Controlar y determinar el origen del recurso forestal, es una de las tareas que desarrolla Carabineros de Chile junto a Conaf, permitiendo brindar protección y resguardo del patrimonio arbóreo en virtud de los alcances establecidos en la Ley 20.283 sobre recuperación del bosque nativo y fomento forestal.

Dicha normativa exige a quien transporta leña, exhibir la respectiva guía de libre tránsito. Se trata de un documento que avala un origen legal del producto transportado (predio, sector y plan de manejo) y la información del transporte (fecha del transporte, patente, destino y volumen transportado) como resultado del manejo forestal sustentable que se realiza en el predio, permitiendo evitar exponerse a multas que pueden llegar hasta las 3 unidades tributarias mensuales (UTM).

En tal sentido el propósito de estas fiscalizaciones es asegurar que los productos primarios del bosque que están siendo transportados, sean extraídos desde bosques con plan de manejo aprobado por Conaf, permitiendo certificar la legalidad del producto.

La protección del bosque requiere de un trabajo mancomunado y continuo, donde se sensibilice a la opinión pública, a los pequeños y medianos propietarios y a los transportistas en la protección de los recursos forestales de la región, detectando y previniendo infracciones a la legislación forestal.

Por medio de esta labor de fiscalización se busca cotejar la documentación, establecer la procedencia y destino del producto, previniendo de este modo la ocurrencia de robos, hurtos y tala ilegal de bosque nativo, entre otros aspectos.

Servicios de esta índole se intensifican durante esta época del año, dado el alto consumo de leña como combustible en la región de Aysén, acción que permitirá establecer los lugares de extracción, planes de manejo y si esta procede de árboles muertos o especies en pie, permitiendo garantizar la protección de este recurso renovable.

Related posts