REDES SOCIALES, UNA VITRINA EXPUESTA A BENEFICOS Y RIESGOS

 Subprefecto Luis ROMERO ASTORGA, Jefe Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Coyhaique.

El acceso a Internet y el uso de redes sociales por parte de niños, niñas y adolescentes forma parte de un rasgo característico de la generación milennial, siendo parte fundamental en su forma de socializar, coexistiendo en una dualidad que interactúa en el plano físico, como, asimismo, en una existencia digital. Tales características se hacen extensivas ya en la década de los noventa a otros segmentos o usuarios quienes se han alfabetizado en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, sumándose a los beneficios de las redes y asumiendo una existencia virtual.

En ese contexto, las redes sociales existentes en la Internet y actualmente presentes en aplicaciones en los smartphones, dejan al alcance de la mano una interacción directa y fluida que en algunos casos se efectúa en tiempo real con alcances globales. En ello se comparte información, fotografías, videos y archivos capaces de ser viralizados de una forma incontrolable. El ejemplo más latente es lo visto esta última semana mediante la amenaza que significó la página web www.nido.org, que movilizó la preocupación de usuarias quienes con espanto observaban la exhibición maliciosa y dolosa de sus perfiles, datos o registros de imágenes incluso en ámbitos íntimos, disponiéndose como una vitrina que ofertaba a ciertos inescrupulosos antecedentes que no tardaron en demostrar oscuras intenciones que iban desde simples amenazas, comentarios denigrantes hasta supuestos planes para cometer ilícitos en contra de objetivos de interés.

Por otra parte, la respuesta de las autoridades y la PDI, permitieron recoger en un corto plazo, información en más de un centenar de denuncias formuladas en distintas partes del país, logrando identificar al cerebro virtual de esta vitrina oscura y poner en la mira de la justicia a usuarios virtuales que compartían o disponían archivos de pornografía infantil o de otros que violaban la intimidad personal en esta red nefasta, logrando bloquear y neutralizar sus particulares servicios en la web. 

Cuando se acuñaron conceptos de “redes sociales”, lo entendimos como interfaces que facilitaban las comunicaciones entre personas de distintos lugares y con desarrollos temáticos tan diversos que no pudieron sustraerse de intenciones criminales, ilícitas o en algunos casos perversas y dañinas.

El ejemplo expuesto, demuestra una vez mas que la confianza es buena pero la seguridad es lejos mucho mejor a la hora de entender lo que se almacena en un dispositivo electrónico. Los hackers con sus métodos para vulnerar barreras y seguridades han demostrado en más de una oportunidad que no existe mayor seguridad que las que otorgan password y corta fuegos. La prudencia es lejos una de las mejores medidas que evitarán que extraños accedan a nuestros datos. Aquí algunas recomendaciones:

Nunca aceptar a contactos desconocidos en tus redes sociales

Nunca compartir datos personales o aspectos de tu intimidad a terceros

Nunca compartir actividades, gustos o aspectos de tu rutina diaria que expongan tu hogar, lugar de trabajo, miembros de tu familia o actividades de recreación y pasatiempos.

Nunca respondas encuestas, consultas o test que aparentemente te darán algún premio o beneficio (en la mayoría de las veces corresponden a metodologías de “Ingeniería social” o técnicas para seducir al usuario para obtener los datos personales subrepticiamente o sin que te des cuenta)

Si percibes o recibes alguna petición indecorosa o indebida, coméntalo con alguien de confianza y denúncialo a la PDI a tiempo.

La PDI a lo largo de Chile cuenta con Unidades especializadas que podrán otorgarte una orientación profesional y certera. Contamos con especialistas que acogerán y se harán parte de la solución a aquellos hechos que pueda estar afectando tu vida en silencio.

Related posts