En recintos penales de Coyhaique y Puerto Aysén: Equipo de defensa penitenciaria explicó modificaciones a la Ley para optar a Libertad Condicional

Con el fin de dar a conocer las principales modificaciones a la normativa para optar a la Libertad Condicional, es que el equipo de Defensa Penitenciaria compuesto por el abogado Elvis Camerati y la trabajadora social Pamela Masilla, acompañados del Defensor Regional de Aysén, Jorge Moraga Torres, se reunieron con personas condenadas a penas privativas de libertad en las cárceles de Coyhaique y Puerto Aysén.

Estas reuniones se llevaron a cabo recientemente y permitieron exponer a los presos cuáles son las principales modificaciones del Decreto Ley N°321 que regula el otorgamiento de la Libertad Condicional a los Penados. 

“Básicamente – explicó Camerati –informamos a las personas privadas de libertad que con estas modificaciones se entiende hoy la Libertad Condicional como un beneficio y no como un derecho como lo era antaño (…) les explicamos que la normativa actual contiene modificaciones a los requisitos para que los internos puedan postular y obtener la libertad condicional”, dijo.

Por su parte, Jorge Moraga Torres, Defensor Regional de Aysén, destacó que las modificaciones se aplicarán por primera vez en abril de este año cuando se reúnan, en todo el país, las Comisiones de Libertad Condicional “es por ello – agregó Moraga – que resulta de gran importancia que nuestro equipo de defensa penitenciaria se reúna paulatinamente con los privados de libertad en la región, hombres y mujeres, para explicarles los cambios que los afectarán de manera directa”. Explicó.

¿Qué es la libertad condicional? 

Es un beneficio que se otorga a las personas condenadas a sanciones privativas de libertad, que permite una salida al medio libre de manera anticipada, en la medida en que la persona demuestra avances en su proceso de reinserción social. No modifica la duración de la pena, sino que es un modo particular de cumplirla en libertad.

Las postulaciones al beneficio de libertad condicional son conocidas por las comisiones de Libertad Condicional, que funcionan en las Cortes de Apelaciones durante los primeros quince días de los meses de abril y octubre de cada año, previo informe de Gendarmería de Chile.

Dichas comisiones son integradas por un ministro de Corte de Apelaciones, quien es su presidente, más cuatro jueces de juzgados de garantía o de tribunales de juicio oral en lo penal, elegidos por la Corte de Apelaciones respectiva. La excepción es la Comisión de la Corte de Apelaciones de Santiago que está integrada por diez jueces de juzgados de garantía o de tribunales de juicio oral en lo penal.

Libertad condicional y requisitos

Toda persona condenada a una pena privativa de libertad en tanto haya cumplido la mitad o los dos tercios de la condena, según sea el delito cometido, puede postular a la libertad condicional.

Sin embargo, existen ciertos requisitos que deben cumplirse como por ejemplo “haber mantenido una conducta intachable durante el cumplimiento de la condena, esto es tener conducta de muy buena en los últimos cuatro bimestres a excepción de los condenados a penas de iguales o inferior a 541 días, que necesitarán de tres calificaciones de muy buena conducta. Además, deben contar con un informe psicosocial en el que el interno dé cuenta de tener conciencia de la gravedad del delito, del mal que este causa y de su rechazo explícito a tales delitos –  explicó el defensor penitenciario y agregó que – a los condenados por delitos calificados, para su cumplimiento se les exigirá haber cumplido un tercio de la condena”, dijo.

En el caso de los presos por delitos  comunes condenados a presidio perpetuo calificado,
sólo podrán optar a la libertad condicional una vez cumplidos cuarenta años de la pena. Si la solicitud del beneficio fuera rechazada, podrá presentarla de nuevo después de transcurridos dos años desde su última presentación.

Asimismo, las personas condenadas a presidio perpetuo simple sólo podrán postular al beneficio de la libertad condicional una vez cumplidos veinte años de privación de libertad.

En tanto, para los presos por delitos de lesa humanidad que quieran postular, además de haber cumplido dos tercios de la condena, deberán haber colaborado sustancialmente en el esclarecimiento de los delitos o bien haber aportado antecedentes serios y efectivos en otras causas criminales similares; y haber manifestado arrepentimiento mediante una declaración públicaque signifique una condena inequívoca a los hechos y conductas por las cuales fue condenado y por el mal causado a las víctimas y familiares.

Related posts